MercoPress, in English

Martes, 27 de setiembre de 2022 - 21:25 UTC

 

 

Protocolo comercial del Brexit lleva a renuncia del primer ministro de Irlanda del Norte

Viernes, 4 de febrero de 2022 - 10:08 UTC
Sinn Fein ahora parece encaminarse hacia convertirse en la principal fuerza política de Irlanda del Norte Sinn Fein ahora parece encaminarse hacia convertirse en la principal fuerza política de Irlanda del Norte

El primer ministro de Irlanda del Norte, Paul Givan, presentó este jueves su renuncia citando discrepancias con respecto a los protocolos del Brexit. Como consecuencia de su decisión, Michelle O'Neill, del Sinn Féin, también deja su cargo de viceprimera ministra, debido a los acuerdos de poder compartido vigentes que datan de 1998.

Después de solo ocho meses en el cargo, Givan ha hecho un movimiento que podría resultar en elecciones anticipadas. Givan se hizo a un lado después de que uno de sus ministros intentara bloquear la inspección de bienes que llegaban de otras partes del Reino Unido, una medida que viola el acuerdo del Brexit entre el Reino Unido y la Unión Europea.

“Hoy marca el final de lo que ha sido el privilegio de mi vida”, dijo Givan a los periodistas. Su partida había sido anticipada por el líder de su Partido Unionista Democrático (DUP), Jeffrey Donaldson, quien amenazó el año pasado con colapsar el gobierno descentralizado de Belfast en protesta por los acuerdos.

El llamado Protocolo de Irlanda del Norte está diseñado para evitar que las mercancías no controladas entren en el mercado único europeo por la puerta de atrás a través de la vecina Irlanda, a lo que se oponen el DUP y otros partidos probritánicos.

Sinn Fein parece estar a punto de ganar las elecciones locales en mayo y los críticos han acusado al DUP de estar cada vez más desesperado por enfocarse en su propio apoyo. En ausencia de un ejecutivo en funciones, se debería convocar a elecciones anticipadas, con el Sinn Fein ya a la cabeza en la mayoría de las encuestas de opinión. Otros ministros pueden permanecer en el cargo, pero el ejecutivo ahora no puede tomar ninguna decisión importante.

Los unionistas probritánicos argumentan que los controles fronterizos del Mar de Irlanda sobre las mercancías que llegan desde Gran Bretaña amenazan el lugar de Irlanda del Norte en el Reino Unido.

Los nuevos acontecimientos podrían volver a poner sobre la mesa el tema de una Irlanda unida, un siglo después de que Irlanda del Norte fuera concebida como un estado separado en deferencia a su mayoría protestante.

El secretario de Estado del Reino Unido para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, describió la renuncia de Givan como “extremadamente decepcionante” y le pidió que lo reconsidere. “No debemos volver a un estado de estancamiento político e inercia”, dijo Lewis.

El ministro de Agricultura, Edwin Poots, del DUP, ordenó detener los controles portuarios de mercancías de Gran Bretaña continental, mientras la secretaria de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, está negociando una reforma del protocolo con el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic.

Un portavoz de la Comisión Europea dijo que el acuerdo fronterizo era “la única solución” para salvaguardar el Acuerdo de Viernes Santo de 1998. Como parte de ese acuerdo, se ordenó una frontera terrestre abierta entre Irlanda del Norte y la Irlanda del sur, miembro de la UE.

“Mi prioridad sigue siendo mantener la paz y la estabilidad en Irlanda del Norte”, tuiteó Truss, y agregó que se programaron más conversaciones para la próxima semana en Londres.

Bajo el llamado protocolo de Irlanda del Norte, el Reino Unido acordó inspeccionar algunos bienes que ingresan a Irlanda del Norte desde Inglaterra, Escocia y Gales, lo que ha provocado la ira en ese país británico porque crea una barrera entre la región y otras partes del Reino Unido.

Givan era representante del partido más grande de votantes que quieren mantener estrechos vínculos con Gran Bretaña, el Partido Unionista Democrático. Compartió el poder con Michelle O'Neill, la viceprimera ministra que representa al Sinn Fein, que busca fortalecer los vínculos con la República de Irlanda.

La líder del Sinn Fein, Mary Lou McDonald, dijo que debía convocarse a nuevas elecciones para la Asamblea de Irlanda del Norte. Las actuales elecciones están programadas para mayo. “No podemos tambalearnos en los próximos meses sin un ejecutivo que funcione, y Sinn Fein no facilitará esto”, dijo McDonald.

El ministro de Relaciones Exteriores de la República de Irlanda, Simon Coveney, dijo que la decisión de Poots era “efectivamente una violación del derecho internacional” porque el protocolo es parte de un tratado internacional. La república es miembro de la UE y la frontera de Irlanda del Norte es la única frontera terrestre del bloque con el Reino Unido. “Frustrar deliberadamente las obligaciones en virtud de ese tratado sería un asunto muy serio”, dijo Coveney a los legisladores irlandeses el miércoles por la noche. “Básicamente es jugar a la política con obligaciones legales”.