MercoPress, in English

Martes, 16 de agosto de 2022 - 01:19 UTC

 

 

Líder venezolano anuncia viaje a Irán en algún momento del próximo año

Martes, 28 de diciembre de 2021 - 09:57 UTC
La producción de petróleo de Venezuela está regresando de a poco con ayuda de los amigos de Maduro La producción de petróleo de Venezuela está regresando de a poco con ayuda de los amigos de Maduro

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha anunciado que visitará a su aliado estratégico Irán en algún momento del próximo año luego de una invitación de su colega Ebrahim Raisi para analizar una mayor cooperación entre ambos países.

Maduro ha restringido sus viajes al extranjero a países amigos como Cuba en los últimos años, presumiblemente por motivos de seguridad. Pero el domingo pasado admitió que había hablado dos veces por teléfono con Raisi y que aceptaría la invitación, porque “los países árabes aman a Venezuela”.

“Me voy a Teherán muy pronto, para una visita que me ofreció el presidente Raisi, para que nos encontremos en persona, para mantener conversaciones y firmar nuevos acuerdos”, dijo Maduro en una entrevista con Al Mayadeen que también fue transmitida por la televisión estatal venezolana.

Durante la entrevista, Maduro también elogió al líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, y dijo que admira al jefe de estado como “un hombre de gran sabiduría y gran inteligencia”.

Venezuela se encuentra bajo severas sanciones de Estados Unidos que han impactado en sus exportaciones de petróleo crudo, particularmente bajo el ex presidente Donald Trump. Estados Unidos también impuso sanciones a Irán en un enfrentamiento por su programa nuclear y los esfuerzos para revivir un pacto de 2015 con las potencias mundiales. Las negociaciones están en curso en Viena para salvar el llamado Plan de Acción Integral Conjunto, que se ha estado desmoronando desde que Estados Unidos se retiró del acuerdo en 2018 e Irán respondió aumentando sus actividades nucleares.

A principios de este año, un destructor iraní y un barco de apoyo navegaron hacia el Océano Atlántico, y los medios estadounidenses citaron a funcionarios anónimos que dijeron que los barcos se dirigían a Venezuela.

En este escenario, la petrolera estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA) casi ha duplicado su producción de crudo gracias a la ayuda técnica de Irán. Primero obtuvo la ayuda de pequeñas empresas de perforación mediante la cancelación de viejas deudas y luego se aseguró un suministro constante de un diluyente clave del socio asiático.

Según informes, Venezuela está alcanzando cantidades exportables de crudo en un sorprendente giro en U luego de años de decadencia. En noviembre, produjo 824.000 barriles por día (bpd), 90% por encima de las cifras del mismo mes del año anterior.

Sin embargo, aún no está claro si esta tendencia se mantendrá, ya que años de facturas impagas, mala administración y sanciones estadounidenses han restringido su acceso a equipos de perforación, inversión extranjera y clientes potenciales.

El ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, describió la situación actual como una “gran victoria”, a pesar de que las cifras aún están por debajo del objetivo de 1,28 millones de bpd. Mientras se reabren campos petrolíferos, los expertos dijeron que PDVSA ha hecho ya todo lo posible y que las ganancias adicionales podrían verse limitadas por la falta de plataformas adicionales y mejoradores en funcionamiento para su crudo similar al alquitrán.

El principal punto de inflexión de este año provino de un acuerdo de intercambio entre las empresas estatales PDVSA y la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC) que comenzó en septiembre. Resultó crucial para generar grados exportables a partir del crudo extrapesado producido en la principal región de Venezuela, en el Orinoco. Los ingresos en moneda fuerte de las ventas nacionales de combustible y las mayores exportaciones de petróleo a Asia también han permitido a PDVSA amortizar algunas deudas con empresas de servicios y liquidar deudas vencidas con la promesa de trabajos futuros y permisos que permitieron a algunas empresas nacionales operar plataformas de reacondicionamiento.

A mediados de diciembre, había un total de 47 plataformas de reacondicionamiento y mantenimiento activas en el Orinoco y 29 más en otras regiones, según un documento interno de PDVSA al que Reuters afirmó haber tenido acceso. Ese mismo informe mostró que otros 19 yacimientos estaban inactivos. No se informaron plataformas de perforación activas, necesarias para desarrollar la capacidad de producción.

Venezuela reportó una producción anual de crudo de 569.000 bpd el año pasado y sus exportaciones promediaron 627.000 bpd a medida que PDVSA iba agotando inventarios. Analistas independientes han acordado que la producción se ha recuperado. En el este de Venezuela, dos proyectos de crudo que restauraron parcialmente la producción, Petro San Félix y Petrodelta, buscaban financiamiento para seguir aumentando la producción.