MercoPress, in English

Miércoles, 7 de diciembre de 2022 - 14:24 UTC

 

 

Ex funcionario de Relaciones Exteriores de Bolivia arrestado por levantamiento de 2019

Viernes, 17 de diciembre de 2021 - 09:51 UTC
Antelo ha sido acusado de tráfico ilícito de armas, falsedad material y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes. Antelo ha sido acusado de tráfico ilícito de armas, falsedad material y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes.

Un ex alto funcionario de la Cancillería de Bolivia ha sido detenido por su presunta participación en la recepción de gases lacrimógenos y otros suministros militares desde Argentina en los hechos que rodearon la renuncia del presidente Evo Morales y el acceso al poder de Jeanine Áñez.

Renzo Antelo Fernández, exjefe del Departamento de Ceremonial, ha sido detenido este miércoles por la entrada de gases lacrimógenos y suministros de Argentina para ser utilizados contra manifestantes.

Según medios locales, Antelo ha sido acusado de tráfico ilícito de armas, falsedad material y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes.

Se dice que el funcionario boliviano falsificó una carta oficial para permitir que el escuadrón de élite Alacrán de la Gendarmería Nacional de Argentina ingrese a Bolivia con el equipo solicitado el 13 de noviembre de 2019, horas después de que Áñez asumiera el cargo, la noche del 12 de noviembre.

El expresidente argentino Mauricio Macri y varios de sus colaboradores están bajo investigación por su presunta participación en estos hechos en Bolivia al suministrar los equipos que fueron compartidos entre la Fuerza Aérea de Bolivia (FAB) y la Policía, según la fiscalía.

También se dice que el ex presidente ecuatoriano Lenin Moreno ayudó a Áñez a arrebatar el poder a Morales.

Una vez que llegó a la terminal aérea de El Alto en un avión militar, el material se distribuyó entre la Fuerza Aérea de Bolivia (FAB) y la Policía, según las investigaciones. De hecho, el envío de este material fue descubierto por una carta de agradecimiento enviada por el ex comandante de la FAB Gonzalo Terceros, el 13 de noviembre de 2019, al entonces embajador argentino Normando Álvarez. Enumera, entre otros, 40.000 cartuchos antidisturbios.