MercoPress, in English

Jueves, 26 de mayo de 2022 - 04:41 UTC

 

 

Estados Unidos boicoteará Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing el próximo año

Martes, 7 de diciembre de 2021 - 10:00 UTC
No es la primera vez que se utilizan Juegos Olímpicos para expresar discrepancias. Sucedió con Moscú 1980 No es la primera vez que se utilizan Juegos Olímpicos para expresar discrepancias. Sucedió con Moscú 1980

El gobierno estadounidense del Presidente Joseph Biden anunció este lunes que boicoteará los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 que se celebrarán en Beijing, China, a partir del 4 de febrero, como respuesta a los abusos de derechos humanos en la nación anfitriona.

“Los atletas del equipo de EE UU cuentan con todo nuestro apoyo”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. ”Los apoyaremos al 100% mientras los animamos desde casa. (Pero) no contribuiremos a la fanfarria de los Juegos“ a la luz del ”genocidio y crímenes de lesa humanidad en curso en Xinjiang y otros abusos de derechos humanos“. La funcionaria dejó en claro que los atletas que deseen competir no estarán excluidos, pero el país no enviará una delegación oficial en desaprobación de las acciones de China.

“Tenemos un compromiso fundamental con la promoción de los derechos humanos. Y nos sentimos fuertemente en nuestra posición y continuaremos tomando acciones para promover los derechos humanos en China y más allá”, agregó Psaki. ”No puede ser como que ‘acá no pasó nada’”, agregó Psaki.

También se informó que grupos de derechos humanos habían presionado a la Casa Blanca para boicotear los Juegos de 2022, pero esa decisión dependía del Comité Olímpico y Paralímpico de EE. UU. El Comité Olímpico Internacional (COI) dijo que “respeta plenamente” la decisión de la Casa Blanca. “La presencia de funcionarios gubernamentales y diplomáticos es una decisión puramente política de cada gobierno, que el COI, en su neutralidad política, respeta plenamente”.

“Al mismo tiempo, este anuncio también deja en claro que los Juegos Olímpicos y la participación de los atletas están más allá de la política y lo celebramos”, continuó el COI.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo que tal medida sería una “provocación política abierta”, que daría lugar a “contramedidas firmes”.

Se teme que China utilice los Juegos como una herramienta de propaganda para dar legitimidad internacional a prácticas incompatibles con los estándares democráticos. Los asesores de Biden han dicho que China estaba participando en un “genocidio” contra los uigures, un grupo étnico predominantemente musulmán en la región de Xinjiang, donde, según los informes, más de 1 millón de personas han sido reubicadas en centros de “reeducación” y campos de trabajo, aunque los funcionarios del gobierno han afirmado que esas acciones estaban vinculadas al “terrorismo y separatismo” y “no a los derechos humanos”.

China también ha sido objeto de un intenso escrutinio por su manejo de las acusaciones de agresión sexual hechas por la estrella del tenis Peng Shuai, quien desapareció de la vista del público después de acusar a Zhang Gaoli, un ex viceprimer ministro y miembro del gobernante Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista, de obligarla a tener sexo con él.

Esta no es la primera vez que Estados Unidos utiliza los Juegos Olímpicos para registrar objeciones a las políticas de un país anfitrión. Los atletas estadounidenses boicotearon los Juegos Olímpicos de Verano de 1980 en Moscú bajo la presión del presidente Jimmy Carter, quien vio el boicot como una sanción después de que la Unión Soviética invadiera Afganistán. Docenas de otros países se unieron a Estados Unidos, y la Unión Soviética respondió con su propio boicot a los Juegos de Verano de 1984 en Los Ángeles.

El anuncio del lunes se produjo cuando Biden está a punto de albergar una Cumbre de la Democracia en la Casa Blanca, una reunión virtual de líderes y expertos de la sociedad civil de más de 100 países el jueves y el viernes “para anunciar compromisos, reformas e iniciativas individuales y colectivas para defender la democracia y los derechos humanos en el país y en el extranjero“.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que había estado abogando por un boicot diplomático durante meses, aplaudió a Biden por dar el paso. Aún así, criticó al COI por ”permitir que un país conocido por su terrible historial de derechos humanos sea sede de los Juegos Olímpicos es una burla de la Carta Olímpica, que establece que los Juegos deben buscar fomentar el 'respeto por los principios éticos universales y fundamentales'”.