MercoPress, in English

Martes, 7 de diciembre de 2021 - 06:23 UTC

 

 

Dos muertos y 450 detenidos por saqueos en el segundo aniversario del levantamiento chileno

Miércoles, 20 de octubre de 2021 - 09:30 UTC
Políticos de todos los ámbitos condenaron el saqueo y la violencia (Foto Reuters) Políticos de todos los ámbitos condenaron el saqueo y la violencia (Foto Reuters)

Al menos dos personas murieron y 450 fueron detenidas el lunes en Santiago y otras partes de Chile cuando los manifestantes salieron a las calles para conmemorar el segundo aniversario de los levantamientos populares que derivaron, entre otros cambios, en la reforma constitucional que se está redactando actualmente.

Los manifestantes se enfrentaron en las calles de la capital chilena con la policía, que actuó con cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersarlos. Los activistas exigían la liberación de los detenidos durante la revuelta de 2019 y también denunciaron la impunidad en lo que respecta a la represión policial.

El evento del lunes tuvo lugar poco más de un mes antes de las próximas elecciones presidenciales del 21 de noviembre.

La administración del presidente Sebastián Piñera condenó los hechos, que incluyeron saqueos a pequeños comercios además de ataques contra una comisaría y una oficina de gobierno, además de daños en semáforos y paradas de transporte público.

Una de las muertes ocurrió durante el saqueo de un negocio santiaguino en la comuna de Peñalolén, mientras que el segundo caso fue el de una mujer de 23 años, que conducía una motocicleta y chocó con un cable de acero en la zona sur de Santiago.

El general de Carabineros Marcelo Araya dijo a los medios de comunicación este martes que 11 civiles y 45 agentes del orden resultaron heridos y se realizaron 450 arrestos, 279 de ellos en Santiago. De los detenidos, 244 fueron por saqueos, 94 por desorden, 16 por barricadas y 14 por maltrato a policías.

Araya mencionó 486 incidentes que involucraron a 2.500 vehículos policiales y otros recursos, incluidos aviones, y alrededor de 20.000 agentes.

El subsecretario de Gobernación, Juan Francisco Galli, dijo que “este nivel de violencia no es tolerable en una sociedad democrática”. Agregó que se trataba de “delincuentes que solo quieren aprovechar esta instancia y eso se reflejó en los saqueos y daños”.

El candidato presidencial izquierdista Gabriel Boric señaló que “la violencia y la destrucción de [artículos] comunes no es ni será nuestro camino, que solo sirve a quienes quieren que todo siga igual”.

“Es en la unidad y el respeto mutuo que podremos construir un Chile digno y justo para todos”, agregó.

Yasna Provoste, de línea centroizquierda, dijo que “como todo Chile sabe, apoyo el legítimo derecho a la manifestación social, pero con la misma decisión rechazo toda forma de violencia política y con más fuerza condeno cualquier acto de saqueo, destrucción y delincuencia común, que nada tiene que ver con la movilización legítima” y culpó al gobierno de Piñera por no manteneer el orden y diferenciar entre manifestantes y criminales, quienes “deben ser procesados y castigados sin demora”.

Sebastián Sichel, del partido gobernante de Piñera, afirmó que “la violencia nunca será el camino, ni el silencio cómplice, ni siquiera el perdón para quienes destruyen lo que es de todos. Somos muchos más los que queremos vivir y trabajar en paz”.

El candidato del Partido Republicano José Antonio Kast dijo que “hoy no es un día de celebración, es un día de condena”.

“Chile no quiere más violencia. Dos años después del estallido criminal, nos atrevemos a decir basta a los violentos que infunden terror” y afirmar que quieren vivir en paz, agregó el ultraconservador Kast.