MercoPress, in English

Domingo, 22 de mayo de 2022 - 20:02 UTC

 

 

Argentina suaviza la mayoría de las restricciones por COVID-19 y reabre gradualmente las fronteras

Miércoles, 22 de setiembre de 2021 - 10:45 UTC
Se permitirá la entrada a extranjeros de países limítrofes sin necesidad de aislamiento Se permitirá la entrada a extranjeros de países limítrofes sin necesidad de aislamiento

En lo que se convirtió en la primera aparición de Juan Manzur como Jefe de Gabinete, el Gobierno de Argentina anunció este martes una reapertura gradual de sus fronteras a partir del 1 de octubre, así como otras medidas tendientes a levantar o morigerar las restricciones por COVID-19.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, se sentó junto a Manzur mientras se informaba a los argentinos sobre las nuevas medidas. El propio Manzur fue ministro de Salud durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

De acuerdo con la nueva normativa, se permitirá la entrada a extranjeros de países limítrofes sin necesidad de aislamiento. Sin embargo, no se permitirá el turismo extranjero antes de noviembre.

En tanto, a partir del 24 de septiembre se levantará el aislamiento de los ciudadanos argentinos y residentes extranjeros que regresen al país por motivos de negocios, siempre que se cumplan una serie de requisitos, que incluyen un esquema completo de vacunación COVID-19 14 días antes de ingresar a territorio argentino. además de una prueba de PCR negativa 72 horas antes del viaje o una prueba de antígeno en el punto de entrada.

Además, se requerirá una prueba de PCR entre cinco y siete días después del arribo. Por otro lado, los viajeros no vacunados, incluidos los niños, deberán observar una cuarentena, además de someterse a la prueba de antígeno al ingresar y una prueba de PCR al séptimo día.

Una vez que el 50% de la población esté completamente inmunizada, las pruebas a la llegada se mantendrán solo para viajeros no vacunados, se anunció.

Entre otras medidas, ya no será necesario el uso de máscaras al aire libre, excepto en presencia de otras personas. En lo sucesivo, las reuniones sociales no tienen restricciones en cuanto al número de asistentes, siempre que se cumplan todas las demás medidas de prevención sanitaria, como el distanciamiento social y la ventilación.

No hay más límites de público en cuanto a restaurantes, lugares de culto y actividades recreativas y sociales bajo techo, mientras que los viajes grupales de personas mayores y estudiantes vuelven a las condiciones prepandémicas siempre que se sigan los protocolos recomendados.

El uso de máscaras faciales sigue siendo obligatorio en aulas, cines, teatros, entornos de trabajo, transporte público, espectáculos y eventos masivos; y al aire libre entre multitudes.

Los clubes nocturnos pueden reabrir con un 50% de capacidad, pero solo para personas completamente vacunadas 14 días antes del evento o aquellas con una prueba de PCR o antígeno negativa dentro de las 48 horas anteriores.

Se aplicarán protocolos especiales para las fiestas de 15 o para los menores de 17 años mientras avanza la vacunación en adolescentes.

Los partidos de fútbol también permitirán público al 50% a partir de octubre.

Se cree que el Gobierno de Alberto Fernández anunció la mayoría de estas medidas en un intento de contrarrestar la animosidad de la gente hacia el partido gobernante tras la derrota del 12 de septiembre en las elecciones primarias obligatorias, simultáneas y abiertas (PASO).

Muchos usuarios de las redes sociales han expresado su temor de que lo que busca el gobierno sea un nuevo brote de COVID-19 que llevaría a la cancelación de las elecciones legislativas del 14 de noviembre.