MercoPress, in English

Viernes, 2 de diciembre de 2022 - 05:12 UTC

 

 

Ministra argentina de Seguridad dice que su antecesora compró las armas enviadas a Bolivia para derrocar a Evo

Sábado, 24 de julio de 2021 - 09:49 UTC
 “No creo que hubiera sido posible hacer esto de manera legal”, explicó Frederic. “No creo que hubiera sido posible hacer esto de manera legal”, explicó Frederic.

La ministra de Seguridad de Argentina, Sabina Frederic, dijo este viernes que hay pruebas que corroboran que su predecesora Patricia Bullrich estuvo detrás del envío de armas y municiones a Bolivia durante la revuelta que derrocó a Evo Morales.

Frederic explicó que las inconsistencias encontradas entre la documentación dejada por la Gendarmería Nacional (GN - Guardia Fronteriza) y el entonces ministro de Defensa Oscar Aguad “nos permiten ratificar esta denuncia por contrabando agravado”.

Añadió que no había forma de que mercancías con ese volumen de ese tamaño “pudieran haber salido [del país] legalmente”.

La ministra destacó que “está comprobado” que las armas antidisturbios encontradas en los depósitos de la policía boliviana fueron compradas por Bullrich.

“Hemos encontrado mucha documentación y también inconsistencias entre la información documentada dejada por la GN y Aguad. Estas inconsistencias son datos que nos permiten ratificar esta denuncia de contrabando agravado”, dijo Frederic en una entrevista radial.

El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, expuso en rueda de prensa a principios de esta semana 26.900 municiones antidisturbios de las 70.000 encontradas en los depósitos policiales, correspondientes al material enviado desde Argentina. “Ya está probado que son del lote que Patricia Bullrich compró para el G20 en 2018”, dijo Frederic.

“Está claro que todo sucedió entre el 11 y el 13 de noviembre de 2019”, subrayó Frederic, quien aconsejó a Bullrich buscar argumentos para presentar su caso a los jueces. “Hay mucha documentación que los responsabiliza”, lo supieran o no, dijo Frederic sobre el expresidente Mauricio Macri y sus colaboradores más cercanos.

Sin embargo, Frederic admitió que el destino de las “40.000 municiones” agradecidas en una carta del exjefe de la Fuerza Aérea de Bolivia, Jorge Gonzalo Terceros, al entonces embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, sigue siendo un misterio.

“Entendemos que 40.000 habrían ido a las Fuerzas Armadas de Bolivia y 30.000 a la Policía, ese parece ser el acuerdo”, explicó Frederic. Agregó que dado que este envío no fue declarado en el manifiesto de carga del avión, debe haber juego sucio, pero por el tamaño del material “no hay forma de que haya salido legalmente” y recordó que Macri “en ese momento apoyó y ratificó la presidencia de Jeanine Áñez”.

A pesar de la alineación ideológica de Macri con Áñez, “tener el apoyo del Congreso para enviar munición le habría resultado bastante difícil; no creo que hubiera sido posible hacer esto de manera legal ”, explicó Frederic.

De todos modos, Frederic advirtió que “somos muy cuidadosos con la información que damos,” debido a los peligros de contaminación que puedieran dificultar la investigación en curso.