MercoPress, in English

Lunes, 25 de octubre de 2021 - 10:33 UTC

 

 

Confirman un manifestante muerto en medio de una Cuba dominada por la censura

Miércoles, 14 de julio de 2021 - 09:55 UTC
Blinken dijo que fue un “grave error” acusar a su país de estar detrás de las protestas. Blinken dijo que fue un “grave error” acusar a su país de estar detrás de las protestas.

Al menos una persona murió y varias otras fueron arrestadas por el régimen de Cuba en las afueras de La Habana luego del levantamiento popular del domingo en demanda de alimentos, medicinas, electricidad y libertad.

La noticia se conoció este martes después de que el gobierno cerrara todo acceso a los servicios de Internet e incluso arrestara a periodistas que intentaban informar sobre los eventos en curso al mundo exterior.

El Ministerio del Interior de Cuba confirmó este martes la muerte de Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años, en el barrio de Güinera durante una manifestación el domingo en circunstancias que no fueron reveladas.

Las autoridades también insistieron en que Estados Unidos “fomenta la desestabilización de Cuba”, mientras que los obispos católicos pidieron un “entendimiento” para evitar más violencia.

El canciller Bruno Rodríguez señaló a Estados Unidos, y en particular al estado de Florida, que pedía “una intervención humanitaria en Cuba”, que -entienden- es lo mismo que pedir una intervención militar.

Las imágenes de video del arresto de la influenciadora de Internet Dina Stars por las fuerzas del gobierno cubano también se volvieron virales el martes. En medio de una entrevista con un canal español y mientras hablaba de la crítica situación que atraviesa su país, fuerzas gubernamentales irrumpieron en su casa. “Hago responsable al gobierno de cualquier cosa que me pueda pasar”, dijo. “¿Te van a detener?”, preguntó el entrevistador español. “No sé, me dijeron que fuera con ellos”, respondió Dina.

Dina Stars tiene más de 18.000 seguidores en Twitter y se presenta como “una guerrera”. Poco antes de su arresto, Dina había publicado en Twitter que la gente del Ministerio del Interior acababa de llamarla por teléfono para pedirle que se “reuniera”, pero ella se había negado, tras lo cual le dijeron que recibiría una citación. “Asistiré con la cabeza en alto, no tengo nada que esconder. Los mantendré informados.“

Aún no hay datos oficiales sobre el número de detenciones, pero activistas locales han elaborado una lista provisional que incluye 65 nombres solo en La Habana. Estas declaraciones, junto con los videos disponibles a través de la web, contradicen al presidente Miguel Díaz-Canel, quien el lunes negó la represión en la televisión estatal.

Mientras tanto, la policía local de la provincia de Camagüey arrojó sus armas y se unió a los manifestantes el martes, también según videos que se volvieron virales en las redes sociales, al tiempo que cubanos residentes en Florida se acercaban a las costas de la isla para apoyar el levantamiento. Al principio se informó que estos barcos llevaban armas y combatientes para respaldar un levantamiento a gran escala, pero luego se anunció que solo transportaban alimentos y medicinas para la empobrecida población cubana.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que es un ”grave error“ acusar a su país de estar detrás de las protestas, que definió como un ”reflejo“ de un ”pueblo profundamente cansado”.

Mientras tanto, el expresidente Raúl Castro, de quien se había informado que había abandonado el país rumbo a Venezuela, reapareció en una reunión del Partido Comunista luego de las históricas protestas.

Y ante la falta de claridad de la información sobre los hechos en curso, la Asociación Interamericana de Prensa (SIP) ha repudiado el llamado de Díaz-Canel al uso de la fuerza “con la clara intención de coartar las libertades de asociación, de prensa y de expresión”.

Durante las protestas sociales que grupos de ciudadanos llevaron a cabo en diversas localidades y provincias del país “varios periodistas fueron arbitrariamente agredidos y detenidos”, denunció la SIP con base en Miami.

Hasta el momento se desconoce el número de periodistas que fueron censurados y a quienes “les confiscaron sus teléfonos celulares y equipos de trabajo y sufren la interrupción de las comunicaciones por Internet”, según el comunicado.

“Condenamos los ataques del régimen contra las personas que se manifestaban y también contra los periodistas que cubrían los hechos”, en especial el llamado del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, a “usar la fuerza, con la clara intención de restringir” las libertades de asociación, de prensa y de expresión”, dijo Jorge Canahuati, presidente de la SIP.

Las manifestaciones del domingo se transmitieron en vivo por Facebook cuando el servicio de conexión a Internet se interrumpió repentinamente en todo el país. Una vez más, la SIP denunció el uso del monopolio estatal de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA (ETECSA) para silenciar a los periodistas independientes.

“Esperamos que el régimen no busque crear otra primavera negra”, dijo Carlos Jornet, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la SIP, al recordar la represión y la cárcel que muchos cubanos, entre ellos varios periodistas independientes.s, tuvo que pagar después de las protestas sociales de 2003.