MercoPress, in English

Jueves, 24 de junio de 2021 - 21:46 UTC

 

 

Brasil amenazado por escasez de suministro eléctrico debido a emergencia hídrica

Sábado, 29 de mayo de 2021 - 09:25 UTC
Las condiciones actuales son el resultado de un escaso volumen de precipitaciones en los últimos meses. Las condiciones actuales son el resultado de un escaso volumen de precipitaciones en los últimos meses.

El Comité de Monitoreo del Sector Eléctrico de Brasil emitió el jueves una advertencia de “riesgo hídrico” y el Gobierno Federal tomó una serie de medidas para evitar el racionamiento energético hasta octubre, se anunció.

La alarma se produjo luego de que el Servicio Meteorológico Nacional emitiera una alerta de emergencia hídrica hasta septiembre para la cuenca del Paraná, que afecta a las regiones Sudeste y Medio Oeste. Bajo el nuevo estado de cosas, la Agencia Nacional del Agua (ANA) determinará, en los próximos días, la reducción del caudal de los embalses hidroeléctricos.

Las condiciones actuales son el resultado de un escaso volumen de precipitaciones en los últimos meses. Según datos del Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS), el volumen de lluvia fue incluso menor de lo normal para el mes de mayo, y se espera que empeore en los próximos meses.

Según los expertos, existe un riesgo real de cortes en el suministro de energía entre septiembre y octubre, ya que las lluvias solo deberían normalizarse a partir de noviembre.

Con la perspectiva de menos lluvias y una sequía aún más severa en las regiones del Medio Oeste y Sudeste del país, el gobierno creó un comité de crisis para abordar el problema. En la reunión de la comisión de este jueves, funcionarios del gobierno manifestaron que las medidas para racionalizar el consumo de energía ya deberían estar en marcha. Entre ellos, retomar la bandera roja en la factura de la luz de los consumidores.

La medida choca con las esferas políticas del gobierno, que temen su efecto sobre la inflación, que ya está presionando a la población de menores ingresos. Por otro lado, el riesgo de que se produzca un racionamiento en la segunda mitad del año es cada vez más alto.

Un efecto inmediato de la reducción del caudal de los embalses en el país sería la inviabilidad de rutas como la hidrovía Tietê-Paraná, que actualmente transporta gran parte de la producción de cereales del país.

Con bajo nivel de embalses, la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) ha decidido que la factura de la luz será más cara en junio.

El nivel de los embalses de las principales centrales hidroeléctricas es el más bajo desde 2015 y requiere un mayor uso de las termoeléctricas, encareciendo las facturas de la luz. A las facturas de electricidad de todos los consumidores del país se les cobrará un monto adicional de R $ 6,24 por cada 100 kWh de energía consumida.

Es la primera vez en este año que la agencia activa el nivel de bandera roja 2. Durante el mes de mayo estuvo vigente la bandera roja 1, que aplica un cargo adicional de R $ 4,16 por cada 100 kWh consumidos.

Esta medida refleja el bajo nivel de almacenamiento de agua en los embalses hidroeléctricos del Sureste y Medio Oeste, que representan más de la mitad de la capacidad de generación del país. Según el gobierno, el último período de lluvias intensas en las dos regiones, de noviembre de 2020 a abril de 2021, fue el más seco en 91 años.

Cuando el nivel de los embalses es bajo, el gobierno activa más plantas termoeléctricas, que generan energía a partir de combustibles, como carbón y el diesel.

Al activar más plantas termoeléctricas, el gobierno reduce la generación hidroeléctrica y ahorra agua de los embalses. Sin embargo, la energía producida por las centrales térmicas es más contaminante y cara, lo que se refleja en un aumento de la factura eléctrica.

El cobro adicional, creado en 2015, sirve precisamente para recaudar fondos que pagarán el mayor costo de producción de energía.

Mientras tanto, el presidente Jair Bolsonaro emitió un decreto que regula la contratación de plantas “de respaldo” para garantizar el suministro de energía en períodos críticos.

Según el nuevo decreto, el gobierno podrá realizar subastas para contratar “reserva de capacidad en forma de energía”. Esto significa que las nuevas plantas se mantendrán como un sistema de respaldo que se activará si es necesario para evitar apagones.

“Las eventuales fluctuaciones en la demanda debido a algún aumento en el consumo o debido a fluctuaciones en el suministro debido a la reducción de la generación en otras plantas pueden abastecerse sin interrupción en la prestación de los servicios de suministro eléctrico. En definitiva, contratar esta reserva de capacidad hace que el sistema sea más seguro y estable”, dijo la Secretaría General de la Presidencia en una nota.

Según la Secretaría General, el Ministerio de Minas y Energía definirá la cantidad de energía a comprar o de qué tipo de fuente, pero dado que las plantas eólicas, solares e hidroeléctricas están sujetas a fluctuaciones naturales, no son tan confiables para garantizar un adecuad suministro, por lo que a pesar de ser más caras, se prefieren las plantas termoeléctricas.

Categorías: Energía, Medio ambiente, Brasil.