MercoPress, in English

Lunes, 25 de octubre de 2021 - 10:46 UTC

 

 

Covid-19 retrasa en 10 años los niveles de ingresos de América Latina, dice alto funcionario del FMI

Miércoles, 26 de mayo de 2021 - 08:57 UTC
Werner dijo que el principal desafío será lograr un crecimiento que incluya salud, educación y la lucha contra la pobreza. Werner dijo que el principal desafío será lograr un crecimiento que incluya salud, educación y la lucha contra la pobreza.

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, ha dicho que la actual pandemia de coronavirus provocará un retroceso de 10 años en los niveles de ingresos de la región.

Werner también cree que “el retraso en las campañas de vacunación hizo que la primera mitad del año fuera un poco menos dinámica” en América Latina.

La expectativa del FMI era que la combinación de campañas de vacunación, la fuerte recuperación económica en Estados Unidos y China, el aumento de los precios de las materias primas y las bajas tasas de interés internacionales “ayudarían a la recuperación en América Latina en la segunda mitad del año”, donde el crecimiento se estima en este punto en “entre el 4,5% y el 5%”.

En consecuencia, ”todavía vamos a estar por debajo del nivel que tenía antes de la pandemia (7%). Por lo tanto, se acumularán rezagos en el área social, en el área de pobreza“, explicó Werner.

”El nivel de ingreso per cápita en 2025 es probablemente similar al que vimos en 2015, lo que también muestra un problema de agravamiento de la pobreza, de deterioro en la distribución del ingreso“, detalló el funcionario en una entrevista publicada en un blog del FMI.

Según Werner, aunque la recuperación en la región comenzó a notarse ya durante el segundo semestre de 2020, ”el retraso en las campañas de vacunación ha hecho que quizás el primer semestre del año sea un poco menos dinámico de lo que pensábamos”.

Tres meses antes de dejar su cargo en el FMI (renunciará el 31 de agosto), Werner dijo que el principal desafío para la región será lograr un crecimiento que incluya “un fortalecimiento de las políticas sociales en las áreas de salud, educación y para apoyar la lucha contra la pobreza para mejorar la situación social”.

Werner agregó que “esto también requerirá que en el ámbito fiscal y financiero se tomen medidas importantes para fortalecer las finanzas públicas: a medida que salimos de la pandemia con altos niveles de deuda y déficit, a medida que la economía vuelva a la normalidad, también será necesario que las finanzas públicas” sigan el mismo camino.

El funcionario también dijo que el FMI había evolucionado en los últimos 20 a 30 años y, por lo tanto, cambió su enfoque ante las crisis económicas “El FMI ha pasado a pensar en el concepto de estabilización macroeconómica como un concepto más amplio, en el que no solo basta con estabilizar variables financieras, sino también para proteger y mejorar ciertos indicadores sociales, incluso durante procesos de estabilidad macrofinanciera”.

“El concepto de estabilización macroeconómica se está viendo como un proceso más amplio que incorpora un conjunto de políticas más allá de las estrictamente fiscales, financieras y monetarias”, agregó, porque si se deja de lado el aspecto social, “es muy difícil mantener la estabilidad macroeconómica para llegar finalmente a un proceso de crecimiento inclusivo”.

Werner espera además que el FMI sea “capaz de brindar el apoyo financiero necesario para la implementación de estos programas, incluso en un posible contexto de volatilidad en los mercados financieros internacionales, dada la gran incertidumbre sobre cómo será la economía mundial”.