MercoPress, in English

Jueves, 24 de junio de 2021 - 21:33 UTC

 

 

EE.UU: Administración Biden extiende apoyo a la identidad de género con respecto a tratamientos médicos

Martes, 11 de mayo de 2021 - 09:40 UTC
“Nadie debe ser discriminado cuando busca servicios médicos por ser quien es”, dijo Levine. “Nadie debe ser discriminado cuando busca servicios médicos por ser quien es”, dijo Levine.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, ha tomado medidas para garantizar que la “identidad de género” se convierta en una clase protegida dentro del sistema de salud y esté a salvo de todas las formas de discriminación, se anunció el lunes.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HHS) anunció que su Oficina de Derechos Civiles considerará la discriminación basada en la “orientación sexual” y la “identidad de género” como violaciones de los derechos civiles, de conformidad con el Título IX de la Ley de Derechos Civiles de 1964 y la Sección 1557 de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio u Obamacare.

Estas leyes ya prohíben la discriminación sexual en la atención médica financiada con fondos federales, pero a partir del lunes, la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género se considerará discriminación sexual.

“La misión de nuestro Departamento es mejorar la salud y el bienestar de todos los estadounidenses, sin importar su identidad de género u orientación sexual”, dijo la subsecretaria de Salud Rachel Levine en un comunicado.

Levine, una mujer transgénero, explicó que “nadie debe ser discriminado cuando busca servicios médicos por ser quien es”.

Si bien “sexo” es un término universalmente entendido y se refiere a hombres, mujeres y al pequeño porcentaje de personas que nacen intersexuales, “identidad de género” es más confusa y se refiere a qué género, o combinación de géneros, una persona siente pertenecer. Al tratar la “identidad de género” como una característica protegida bajo el Título IX, la nueva regla del HHS potencialmente abre a los médicos a acciones legales por negarse a aceptar a un paciente que se identifica como de un género diferente.

El alcance de la nueva regla probablemente llegará a los tribunales. Si bien es probable que pocos médicos se nieguen a reparar la pierna rota de una persona transgénero, es concebible que un médico que, por razones religiosas o de otro tipo, se niegue a recetar un tratamiento hormonal a un paciente transgénero, y que ahora pueda ser demandado por ello.

La administración anterior del presidente Donald Trump buscó evitar que esto sucediera, y el HHS anunció en junio pasado que interpretaría la prohibición de la Sección 1557 sobre la discriminación sexual para que se aplique solo a “hombres o mujeres según lo determine la biología”. Sin embargo, mientras la administración Trump estaba escribiendo esa regla, un fallo histórico de la Corte Suprema extendió las protecciones contra la discriminación en el lugar de trabajo a las personas basadas en su “identidad de género”.

Aunque las reglas de discriminación en el lugar de trabajo no se aplican a los pacientes que buscan atención médica, el juez Samuel Alito, un conservador, advirtió en su disidencia que el fallo allanaría el camino para una legislación similar. Las personas transgénero, escribió, ahora “podrán argumentar que tienen derecho a usar” baños y vestuarios reservados para un género. Asimismo, argumentó que los proveedores de atención médica pueden verse obligados a cubrir la cirugía de reasignación de sexo en contra de su voluntad. La disidencia de Alito fue profética, y los funcionarios del HHS de Biden escribieron el lunes que el caso del año pasado influyó explícitamente en la última regla.

Más allá de la atención médica, Biden ha prometido aprobar la “Ley de Igualdad”, una amplia legislación que consagraría legalmente la “orientación sexual” y la “identidad de género” como características protegidas bajo el Título IX. Los críticos dicen que esta ley podría obligar a los hombres a ingresar a espacios femeninos como baños y vestuarios escolares, permitir que los hombres biológicos compitan en deportes femeninos y castigar legalmente a las empresas que se niegan a atender a los clientes LGBT en función de sus creencias religiosas, a pesar de la protección del discurso religioso de la Primera Enmienda.

Categorías: Política, Estados Unidos.