MercoPress, in English

Miércoles, 28 de julio de 2021 - 06:38 UTC

 

 

Bolivia solicitará a EEUU la extradición del expresidente Sánchez de Lozada

Jueves, 8 de abril de 2021 - 10:49 UTC
Lima admitió que al final será una decisión soberana del gobierno de Estados Unidos. Lima admitió que al final será una decisión soberana del gobierno de Estados Unidos.

El ministro de Justicia de Bolivia, Iván Lima, dijo el miércoles que su país buscará la extradición del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada de Estados Unidos para que rinda cuentas por las ejecuciones extrajudiciales de octubre de 2003.

”Vamos a insistir con la extradición del señor (Gonzalo) Sánchez de Lozada. Tenemos un proceso que se encuentra actualmente ante la Corte Suprema de Justicia. En cualquier caso, (la extradición) es una decisión soberana de Estados Unidos, donde reside actualmente“, dijo Lima, según la cuenta de Twitter del Ministerio.

Además de los asesinatos, Sánchez de Lozada es buscado por delitos de corrupción durante su presidencia. ”El gobierno de Estados Unidos por lo general no niega la extradición cuando se trata de estos crímenes“, dijo Lima.

El ministro hizo estos anuncios un día después de que el juez federal estadounidense James Cohn ratificara un fallo contra Sánchez de Lozada y su exministro Carlos Sánchez Berzaín, condenándolos a ambos a pagar 10 millones de dólares en daños a las familias de los asesinados en octubre de 2003.

Lima ya había señalado el fallo del juez Cohn calificado como un ”acto de justicia“ y un precedente importante contra la impunidad.

La sentencia de 22 páginas firmada por el juez James Cohn estableció que había prueba suficiente para demostrar que Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín son responsables de las ejecuciones extrajudiciales de bolivianos ocurridas luego de la promulgación del Decreto Supremo 27209 del 11 de octubre de 2003, acto presidencial similar al Decreto Supremo 4078 del 15 de noviembre de 2019 que condujo a las masacres de Senkata y Sacaba”, Lima había dicho el martes.

En 2018 un jurado determinó que Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín eran culpables de las muertes extrajudiciales y otorgó 10 millones de dólares a los demandantes. Más tarde ese mismo año, el juez Cohn anuló el veredicto, alegando falta de pruebas, pero en agosto de 2020, un Tribunal de Apelaciones revocó esa decisión y le ordenó reajustar el proceso.

Ya en noviembre de 2020, el expresidente Sánchez de Lozada y su exministro intentaron nuevamente anular el proceso, presentando la moción para que el juez Cohn decida rechazar las pretensiones de los demandantes o, alternativamente, que decida realizar un nuevo juicio. Sin embargo, la solicitud fue denegada por Cohn mediante un fallo emitido el 5 de abril de 2021.

En octubre de 2003, Sánchez de Lozada enfrentó una revuelta popular en El Alto y La Paz con un despliegue militar. Su represión dejó 67 muertos y más de 400 heridos. El entonces presidente y varios de sus ministros huyeron para evitar un juicio por cargos de genocidio en Bolivia.

Categorías: Política, América Latina.