MercoPress, in English

Jueves, 25 de febrero de 2021 - 10:41 UTC

 

 

Ultimo gran favor de Trump a industria automotriz, retrasa vigencia de mayores multas por contaminación

Jueves, 14 de enero de 2021 - 10:06 UTC
La decisión fue bien recibida por la industria automotriz, ya que aún cuando han mejorado sus tecnologías, no logran cumplir con los altos estándares de emisiones. La decisión fue bien recibida por la industria automotriz, ya que aún cuando han mejorado sus tecnologías, no logran cumplir con los altos estándares de emisiones.

Desde que asumió el mando en Estados Unidos el presidente Donald Trump ha intentado, sin mucho éxito, reducir los altos estándares de eficiencia de combustible que fueron impuestos en la era Obama como parte de las medidas para combatir el cambio climático.

A tan solo días de dejar la Casa Blanca, el mandatario hace su último intento en ese ámbito al anunciar un retraso en la entrada en vigencia de un importante aumento en el valor de las multas dispuestas para quienes no cumplan con las actuales regulaciones.

La decisión fue bien recibida por gran parte de la industria automotriz, ya que aún cuando han mejorado sus tecnologías un número importante de sus vehículos no lograrán cumplir con los altos estándares de emisiones.

Los grupos ambientalistas, en tanto, instaron a la administración de Trump a mantener el aumento dispuesto para las multas contra quienes no cumplan con los estándares de economía de combustible y recordaron que esta sanción pecuniaria ha perdió un 75% de su valor real a través de los años.

Explicaron que estas multas, que son impuestas por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), nunca se han reajustado desde su instauración en 1975 y sólo una vez en más de cuatro décadas han sufrido un alza y que fue más bien insignificante.

No obstante, a juicio de la NHTSA la decisión de postergar la entrada en vigencia de esta alza se fundamenta en el fuerte impacto que este incremento tendría en la industria, ya golpeada por la pandemia. Al respecto, Dave Cooke, analista de vehículos de la Union of Concerned Scientists, dijo que la medida parece más bien un “favor de último minuto” de la saliente administración a la industria automotriz.