MercoPress, in English

Lunes, 23 de noviembre de 2020 - 22:46 UTC

 

 

Tonelada de soja aumentó US$ 45 en noviembre: China, sequía y dólar flaco inciden en el valor

Jueves, 19 de noviembre de 2020 - 09:40 UTC
Esta fuerte demanda repercutió en los niveles de stocks, tanto mundiales como de Estados Unidos Esta fuerte demanda repercutió en los niveles de stocks, tanto mundiales como de Estados Unidos

El precio de la soja volvió a subir en el mercado de Chicago y se ubicó por encima de los US$ 430 la tonelada, su mayor valor desde julio de 2016, y de esta forma en lo que va de noviembre acumula un incremento de más de US$ 45.

De esta manera, el contrato de enero del poroto cerró en la plaza bursátil de Chicago a US$ 432,01 la tonelada, con una suba de 11,73% (US$ 45,37) en los primeros dieciochos días de noviembre.

Por su parte, la posición marzo se ubicó en US$ 431,65 y el contrato de mayo a US$ 430,64, mes en el que los granos de la cosecha argentina ingresarán al mercado internacional.

El economista de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), Juan Pablo Gianatiempo, explicó que los principales factores que impulsan el precio del commodity son la fuerte demanda del poroto estadounidense por parte de China con la consecuente caída en los stocks, el clima seco existente en los países productores de Sudamérica y la debilidad del dólar frente a la principal canasta de divisas.

En este sentido, puntualizó que en la actualidad “hay un gran aumento de la demanda de China por su reactivación económica, al poder superar rápidamente al coronavirus”.

Gianatiempo remarcó que el gigante asiático “busca recomponer el stock de cerdos, ya que la gripe porcina africana les quitó prácticamente el 50% del rodeo” y que la soja comprada a EEUU tiene como destino alimentar sus animales.

Según datos aportados por la corredora de granos argentina Grassi, durante octubre China logró aumentar la producción de cerdos en un 27%, lo que explica, en parte, el aumento de la demanda.

A las compras chinas, ahora también se sumaron las de Brasil, que debido a que ya comercializó casi toda su cosecha con destino a China, debió iniciar compras a Estados Unidos para abastecer a su industria, comentó el especialista.

Esta fuerte demanda repercutió en los niveles de stocks, tanto mundiales como de Estados Unidos, dejando al “indicador stock/consumo en los más bajos desde el 2013 para maíz y soja”.

Otro punto que mencionó el economista fue el de las complicaciones que trae el clima seco en Argentina y Brasil en plena siembra del cultivo, lo que podría repercutir negativamente en el desarrollo de la oleaginosa.

Por último, mencionó que “el dólar en relación a las principales monedas mundiales presenta cierta debilidad” y que “cuando sucede eso, las exportaciones de Estados Unidos son más competitivas, tienen una mayor demanda y mantiene los precios”.

Tags: China, sequia, soja.