MercoPress, in English

Lunes, 17 de enero de 2022 - 07:14 UTC

 

 

Ecuador logra reestructurar deuda a menor interés y mayor plazo, y ahora al FMI por fondos frescos

Martes, 4 de agosto de 2020 - 09:52 UTC
El ministro de Economía Richard Martínez destacó la negociación en tiempo récord y que permitirá reducir el capital de la deuda privada en unos US$ 1.540 millones El ministro de Economía Richard Martínez destacó la negociación en tiempo récord y que permitirá reducir el capital de la deuda privada en unos US$ 1.540 millones

El 97,85 % de poseedores de bonos de la deuda soberana de Ecuador decidió acogerse a la reestructuración propuesta por el Gobierno del país, lo que le permitirá obtener un alivio para su alicaída economía que atraviesa por una de las más duras crisis económicas de su historia.

Así lo detalló este lunes el ministro de Economía, Richard Martínez, quien destacó la negociación en “tiempo récord”, menos de seis meses, con soluciones que permitirán reducir el capital de la deuda privada en bonos de 17.375 millones de dólares a 15.835 millones, lo que supone una merma de 1.540 millones.

Además se reducirá la tasa de interés de 9,2% a una tasa promedio de 5,3%, y se duplicará la vigencia del plazo de dicha deuda de 6,1 a 12,7 años, por lo que los bonos actuales vencerán en 2030, 2035 y 2040.

Ello generará un importante alivio en el flujo de la caja fiscal de Ecuador, gracias a una mejor programación de pago de pasivos, lo que permitirá liberar cerca de 11.000 millones de dólares hasta el año 2025 y más de 16.000 millones hasta el 2030.

Estos valores que se los tenía que pagar, se lo hará más adelante, en concordancia con los nuevos flujos acordados y los intereses acumulados entre marzo y agosto de este año, que suman algo más de 1.000 millones de dólares, se pagarán a partir del año 2026.

Martínez hizo el anuncio y destacó que lo hace gracias a que el respaldo de los bonistas a la propuesta de Ecuador para renegociar la deuda “fue contundente”, ya que para lograr el canje se requería del apoyo de un mínimo del 66% en los diferentes segmentos de los papeles, pero que el apoyo superó esa marca.

El 98,15% de poseedores de bonos respaldaron la propuesta en nueve series agregadas de papeles (2022, 2023, 2025, 2026, 2027-I, 2027-II, 2028, 2029, 2030) mientras que en el de los de vencimiento en 2024 (requería el 75 %) alcanzó el 95,42 % de apoyo.

En el global, Ecuador logró que el promedio del consentimiento a su propuesta de reestructuración alcanzara el 97,85 % de los bonistas, quienes han aceptado cambiar sus papeles por tres nuevos bonos con vencimiento en 2030, 2035 y 2040, y con tasas no superan el 6,9%.

“Este alto porcentaje de respaldo que ha logrado nuestro país es inédito” y “demuestra la confianza” en el programa económico trazado por el presidente de la República, Lenín Moreno, añadió el ministro.

Martínez mencionó que tras el respaldo en la votación obtenida hoy, se prevén ciertas acciones para concretar la reestructuración de este tramo de la deuda exterior del país.

Remarcó que el pequeño porcentaje de menos del 2% de bonistas que no votó este lunes, tiene hasta este viernes para adherirse a la propuesta o quedarán fuera de todo tipo de inventivos y que se someterán a una cláusula de acción colectiva, por la que sus papeles tendrán vencimiento sólo en 2040.

Entre el 7 y 12 de agosto se abrirá una fase administrativa para preparar el canje de los bonos y formalizar los acuerdos, mientras que entre el día 12 y el 20 de este mes se tiene previsto el canje formal de los papeles, lo que pondría fin al proceso.

Paralelamente, dijo el ministro, Ecuador mantendrá conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para concretar un nuevo acuerdo crediticio que ya está en marcha y que sucederá a otro suscrito el año pasado por 1.200 millones de dólares, que ya ha sufrido una reestructuración.

Todo esto, dijo Martínez, abrirá al país a la llegada de nuevos capitales, tanto por futuros créditos o por la llegada de inversiones foráneas al país, algo imprescindible para sostener a la dolarización de la economía nacional, adoptada en el año 2000.