MercoPress, in English

Lunes, 29 de noviembre de 2021 - 00:41 UTC

 

 

Lula y Rousseff apoyan juicio político a Bolsonaro; el lunes decide la Fiscalía

Sábado, 16 de mayo de 2020 - 08:58 UTC
Bolsonaro negocia frenéticamente con el sector conservador de Diputados con el objetivo de lograr un número necesario para impedir el impeachment. Bolsonaro negocia frenéticamente con el sector conservador de Diputados con el objetivo de lograr un número necesario para impedir el impeachment.
El lunes el Juez Celso de Mello decidirá si publica las pruebas sobre todo un video comprometedor que puede causar un terremoto en Brasilia El lunes el Juez Celso de Mello decidirá si publica las pruebas sobre todo un video comprometedor que puede causar un terremoto en Brasilia

Los ex presidentes del opositor Partido de los Trabajadores, Lula da Silva y Dilma Rousseff sumaron formalmente su apoyo al juicio político del presidente conservador Jair Bolsonaro, informó el jefe del bloque de Diputados de dicha fuerza, Enio Verri.

Bolsonaro cumplió 500 días en el cargo con datos negativos en la economía para 2020 y una crisis de trabajadores informales, más de 50 millones de personas, que esperan hace un mes cobrar los 120 dólares que el gobierno pagó por una ley de emergencia del Congreso.

El Banco Central informó que la economía puede haber caído 5,9% en marzo, mientras que el desempleo subió en el trimestre de 11,6 a 12,2%.

En tanto el gobierno negociaba frenéticamente con el sector conservador de Diputados con el objetivo de lograr un número necesario para impedir que se reúnan los dos tercios capaces de poner en marcha el proceso de impeachment.

El juicio político se disparó tras la investigación abierta por un Juez de la Suprema Corte, Celso de Mello, en base a la denuncia del ex ministro renunciante Sérgio Moro, de Justicia. Moro acusa a Bolsonaro de intentar manipular la Policía Federal.

El escándalo de esta investigación incluye una reunión de gabinete del 22 de abril, en la cual Bolsonaro se quejó de la seguridad de su familia y de la Policía Federal y los servicios de inteligencia en relación a proteger a sus hijos y amigos.

El video puede ser escandaloso y grave para Bolsonaro pues además de poder quedar demostrado que quería interferir en investigaciones de la Policía Federal, aparecen ministros criticando a China, principal socio comercial del país, y a los ministros de la Suprema Corte.

El próximo lunes el ministro Celso de Mello decidirá si publica todo el video, que puede causar un terremoto en Brasilia: si el fiscal general lo considera, puede denunciar a Bolsonaro ante el Congreso, que debe votar entonces si acepta o no la acusación.

En caso positivo, Bolsonaro dejaría el poder por 180 días durante su juicio.

El presidente fue defendido por los dos generales que trabajan en el Palacio del Planalto, el jefe del gabinete, Walter Braga Netto, y el ministro de la Secretaría General, Luiz Eduardo Ramos. Ambos acusaron a la prensa de “lanzar terror” a la población frente al coronavirus.

“Muchas veces no preguntan cosas para esclarecer al pueblo”, dijo Braga Netto, mientras explicaba que Bolsonaro no está en contra del distanciamiento social sino en contra del “aislamiento que más adelante va a generar hambre”.

Categorías: Política, Brasil.