MercoPress, in English

Viernes, 14 de mayo de 2021 - 03:47 UTC

 

 

Argentina planea un “barril criollo”, para intentar salvar la industria del petróleo de su desplome global

Viernes, 24 de abril de 2020 - 08:59 UTC
El “barril criollo” ha sido utilizado por gobiernos anteriores para mantener a la industria aislada de los vaivenes de los precios internacionales. El “barril criollo” ha sido utilizado por gobiernos anteriores para mantener a la industria aislada de los vaivenes de los precios internacionales.

Argentina planea publicar en los próximos días un decreto que dispondrá de un precio más alto del barril de petróleo local para ayudar a proteger la industria nacional, duramente afectada por la pandemia de coronavirus y la caída de los precios mundiales, según medios financieros de Buenos Aires.

El “barril criollo”, que han utilizado gobiernos anteriores para mantener a la industria aislada de los vaivenes de los precios internacionales, se dispondrá en momentos en que la demanda de petróleo cayó por el parate de la economía mundial y el aislamiento obligatorio dispuesto en el país desde el 20 de marzo.

En Argentina, como en otros países durante la pandemia, el parate económico redujo drásticamente la demanda de combustible. Las refinerías no están comprando todo el crudo que se está produciendo y el espacio de almacenamiento se está agotando, lo que resulta en más presión sobre los precios.

Un ejecutivo de una petrolera dijo que el anuncio sobre el “barril criollo” probablemente sería lanzado la próxima semana para ayudar a “ponerle un piso a la caída tan pronunciada” del precio del crudo. Agregó que el decreto oficial aún no está terminado.

Los precios del crudo cayeron en los últimos días a los niveles más bajos en dos décadas, mientras que los futuros del petróleo en Estados Unidos se hundieron a terreno negativo, dando un fuerte golpe a los productores mundiales, principalmente a los que desarrollan hidrocarburos no convencionales, que tienen mayores costos.

Argentina tiene sus esperanzas puestas en la promisoria formación de Vaca Muerta, considerada la segunda reserva del mundo de gas no convencional y la cuarta de petróleo.

“Es indispensable un barril criollo y sostener el precio en el surtidor. De lo contrario (las refinadoras) compran crudo a 20 dólares y lo venden en surtidor a 50, que es a lo que está hoy”, dijo una petrolera internacional con actividad en el país.

La industria no convencional necesita de un valor de al menos 50 dólares para ser viable, según cálculos de José Luis Sureda, exsecretario de recursos hidrocarburíferos del país.

“En este período de crisis hay mucho diálogo con las petroleras, la refinerías, los sindicatos y los gobiernos provinciales para establecer algún esquema que permita sostener aunque sea en un bajo nivel la producción y el empleo del sector”, dijo esta semana el ministro de Producción, Matías Kulfas, en una entrevista con el canal Todo Noticias.

Ya en marzo, el Gobierno del presidente Alberto Fernández buscó proteger la producción local al ordenar la aplicación de licencias no automáticas para la importación de petróleo y gasolina para controlar su ingreso al país ante la caída del precio internacional del barril.

Categorías: Economía, Energía, Argentina.