MercoPress, in English

Jueves, 11 de agosto de 2022 - 21:33 UTC

 

 

Mientras evalúan pérdidas por protestas y bloqueos de rutas, Morales ahora quiere concluir su mandato presidencial el 22 de enero

Martes, 19 de noviembre de 2019 - 09:46 UTC
“No sé por qué están asustados con Evo, está bien, retiro mi candidatura, pero deberían dejarme terminar mi mandato, ¿se entiende?”, dijo Morales “No sé por qué están asustados con Evo, está bien, retiro mi candidatura, pero deberían dejarme terminar mi mandato, ¿se entiende?”, dijo Morales
 “En un cálculo preliminar se calcula una pérdida aproximada de 1.617 millones de bolivianos”, (US$ 233,83m), afirmó el presidente de FEPC, Javier Bellot. “En un cálculo preliminar se calcula una pérdida aproximada de 1.617 millones de bolivianos”, (US$ 233,83m), afirmó el presidente de FEPC, Javier Bellot.

Empresarios de Cochabamba y transportistas de La Paz estimaron este lunes que perdieron respectivamente US$ 233,83 y US$ 8,68 millones por las protestas derivadas de las elecciones del 20 de octubre pasado en Bolivia. Asimismo, las huelgas y los bloqueos de rutas perjudicaron a unos 100.000 pequeños productores y comerciantes de El Alto, ciudad aledaña a La Paz, según una entidad que los agrupa.

“En un cálculo preliminar que se ha hecho, haciendo una referencia al PIB departamental, se calcula una pérdida aproximada de 1.617 millones de bolivianos”, equivalentes a 233,83 millones de dólares, afirmó el presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Javier Bellot.

Los sectores más afectados en esa región son el comercio, la industria, la minería, la construcción, el transporte, los servicios y la exportación, que están en una “situación altamente crítica”, dijo Bellot en rueda de prensa, según la agencia noticiosa estatal ABI.

En tanto, el secretario ejecutivo de la Central Única de Transporte Urbano de Pasajeros (Cutup), Freddy Quispe, aseguró que ese sector perdió 60 millones de bolivianos (unos 8,68 millones de dólares) solo en el departamento La Paz “desde el inicio del paro cívico (el 28 de octubre) hasta la fecha”.

Quispe agregó que de los más de 45.000 afiliados a la Cutup en el departamento La Paz, 80% “no está trabajando porque las calles aún están bloqueadas y, además, hay desabastecimiento de gasolina”, en tanto solo prestan servicio los vehículos que funcionan a gas.

Por otra parte, el presidente del Consejo Nacional de Productores y Comercializadores de Bolivia (Conprobol), Javier Flores, denunció que las protestas perjudican a por lo menos 100.000 productores en El Alto, “entre textiles, confeccionistas, zapateros, artesanos, de metalmecánica, gremiales, comerciantes, que no pueden trabajar”.

“Los comerciantes estamos secuestrados, no podemos circular en El Alto, está muy grave ese tema”, advirtió Flores.

Las protestas comenzaron en Bolivia en la noche del 20 de octubre, al interrumpirse el escrutinio de las elecciones generales de ese día, y fueron agravándose sucesivamente a partir de la proclamación de la reelección del presidente Evo Morales, las denuncias de fraude en el escrutinio, el inicio del paro cívico y la renuncia del mandatario.

El ex presidente de Bolivia Evo Morales afirmó que está dispuesto a retirar su candidatura a la jefatura del Estado y reclamó que le permitan continuar el mandato que se interrumpió con su renuncia hace ocho días.

“No sé por qué están asustados con Evo, no quieren que participe; está bien, todo por la vida, por la democracia; retiro mi candidatura, pero deberían dejarme terminar mi mandato, ¿se entiende?”, dijo Morales en la Ciudad de México, en una entrevista con la televisora catarí Al Jazeera.

Apenas 24 horas antes, en una entrevista con la BBC británica, el ex mandatario había dicho: “Tengo todo el derecho de participar en las elecciones, pero dicen no Evo, no Evo; ¿por qué tienen miedo a Evo?”, según reprodujo el diario paceño Página Siete.

Morales está asilado en la Ciudad de México desde el martes pasado, dos días después de que renunciara a la Presidencia ante la falta de apoyo de numerosas organizaciones afines y de las Fuerzas Armadas.

La crisis se originó en las elecciones del 20 de octubre, en las que Morales se postuló para un cuarto mandato consecutivo gracias a un fallo del Tribunal Constitucional, pese a que la Constitución lo prohíbe y la mayoría de los bolivianos rechazó esa posibilidad en un referendo.

La autoridad electoral proclamó el triunfo de Morales en primera vuelta, pero la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA) comprobó irregularidades en el escrutinio, por lo que Morales propuso repetir los comicios y luego dimitió. Morales tenía mandato hasta el 22 de enero próximo.

 

Categorías: Política, América Latina.