MercoPress, in English

Jueves, 7 de julio de 2022 - 11:29 UTC

 

 

Comenzaron los festejos de los 70 años de China comunista bajo la amenaza de protestas en Hong Kong

Martes, 1 de octubre de 2019 - 07:20 UTC
Unos 15.000 soldados, cientos de tanques, misiles y aviones de combate estaban preparados para desfilar por la plaza de Tiananmen Unos 15.000 soldados, cientos de tanques, misiles y aviones de combate estaban preparados para desfilar por la plaza de Tiananmen

Beijing comenzó este martes las celebraciones por su 70º aniversario, mientras en Hong Kong los manifestantes pro democracia prometieron robarse el protagonismo de la jornada de conmemoraciones.

“Nada puede hacer que los pilares de nuestra gran nación se tambaleen. Nada puede impedir que la nación y el pueblo chinos avancen”, dijo el Presidente chino, Xi Jinping, desde la puerta de Tiananmen, en Beijing, el lugar en el que Mao Zedong proclamó la fundación de la República Popular el 1 de octubre de 1949.

A continuación, Xi, el Mandatario con más poder en China desde Mao, comenzó a pasar revista a las tropas a bordo de un vehículo descapotable. Unos 15.000 soldados, cientos de tanques, misiles y aviones de combate estaban preparados para desfilar por la plaza de Tiananmen para celebrar el camino recorrido por China desde que era un país devastado por la guerra y la pobreza hasta convertirse en la segunda mayor economía del mundo.

El evento, bajo fuertes medidas de seguridad, comenzó con el disparo simbólico de 70 cañonazos y el izado de la bandera nacional. Según un analista basado en París, en el desfile podrán verse por primera vez armas nuevas, como un dron hipersónico y un misil balístico intercontinental capaz de cubrir Estados Unidos.

Pero frente a las conmemoraciones, hay toda una serie de retos que ponen a prueba la capacidad de Xi para mantener la estabilidad económica y política, tanto dentro como fuera del país. “El partido espera que este acontecimiento refuerce su legitimidad y recabe apoyos, en un momento de desafíos internos y externos”, dijo Adam Ni, investigador para China de la universidad Macquarie de Sídney.

Las negociaciones sobre la guerra comercial con Estados Unidos se eternizan y la peste porcina causó estragos en el suministro de carne de cerdo, cuyos precios se dispararon. Pero el mayor quebradero de cabeza es Hong Kong, donde los manifestantes pro democracia empezaron a salir temprano a las calles, en un intento de quitarle el protagonismo a Beijing, con una serie de concentraciones contra lo que consideran una merma de sus libertades especiales.

La policía de Hong Kong dijo que prevé que se produzcan actos de violencia por toda la ciudad y advirtió que puede resultar “muy, muy peligroso”. Por todo el territorio se desplegaron agentes, mientras pequeños grupos de manifestantes marcharon por las calles. Entre tanto, los responsables locales siguieron una ceremonia de izado de banderas celebrada junto al puerto desde el interior de un centro de convenciones.

La ciudad está sumida desde hace meses en su peor crisis política desde la retrocesión de la ex colonia británica a China, en 1997, que ha dejado escenas de cruces de gases lacrimógenos y cócteles molotov entre policía y manifestantes radicales.

Xi prometió el lunes que su país “seguirá aplicando íntegra y fielmente el principio de 'un país, dos sistemas'”, vigente hasta 2047 y en virtud del cual los hongkoneses gozan en teoría de ciertas libertades de las que no disfrutan los ciudadanos del resto de China.

Categorías: Política, Internacional.