MercoPress, in English

Viernes, 30 de setiembre de 2022 - 04:19 UTC

 

 

Murió Ferdinand Piech, referencia de la mejor industria automotriz alemana

Martes, 27 de agosto de 2019 - 09:26 UTC
El nieto de Porsche es catalogado como el responsable del Volkswagen moderno tal como se conoce hoy en día El nieto de Porsche es catalogado como el responsable del Volkswagen moderno tal como se conoce hoy en día

A la edad de 82 años de edad falleció Ferdinand Piëch considerado por muchos como el padre de los Volkswagen modernos y una de las personalidades más influyentes de la industria automotriz mundial.

El nieto de Ferdinand Porsche dirigió la automotriz alemana entre 1993 y 2002, tras lo cual dejó el alto cargo para presidir el Consejo de Supervisión de la compañía hasta 2015 cuando debió renunciar luego que estallara el llamado “Dieselgate”.

Pese a su polémica salida de la empresa, el nieto de Porsche es catalogado como el responsable del Volkswagen moderno tal como se conoce hoy en día, al menos hasta que se conociera que la empresa manipuló electrónicamente la emisión de contaminantes y luego se viera obligada a realizar un giro radical hacia los modelos eléctricos.

Ingeniero de profesión, Piëch comenzó su carrera en la empresa Porsche en 1963 para luego pasar a Audi donde se convirtió en CEO de la compañía. En ambas compañías, dice un reporte del sitio Jalopnik.com, no solo ayudó a modernizar la producción y sus instalaciones tecnológicas, sino que además dio al mundo motor algunos de los autos de competición más famosos de la historia, entre los que se mencionan el Porsche 917 y el Audi Quattro que dejaron su marca en las 24 Horas de Le Mans y las carreras de rally, respectivamente.

A principios de la década de los 90 el nieto de Porsche pasó a Volkswagen donde colaboró para salvar a la empresa de una profunda crisis económica produciendo mejores vehículos y sin realizar grandes recortes de personal, lo que le permitió tener buenas relaciones con los sindicatos y accionistas. El éxito de su gestión fue tal, que al paso de los años Piëch sumó al grupo Volkswagen marcas tales como Lamborghini, Bentley, Ducati y Bugatti, convirtiendo al grupo en un referente de alta gama, además de promover el ingreso de VW al codiciado mercado estadounidense donde aún mantenían la imagen de coches ruidosos y antiguos como el clásico “Escarabajo”.

Pero además, el ingeniero austriaco también influyó fuertemente en la creación de icónicos vehículos como Audi R8, el Volkswagen New Beetle y el Bugatti Veyron, modelos que marcaron una época dentro de la industria. No obstante, pese a sus éxitos en la dirección de Volkswagen, muchos lo calificaron como despiadado, brillante e incluso megalómano, de ahí que no extrañó su polémica salida de la empresa.