MercoPress, in English

Lunes, 5 de diciembre de 2022 - 00:09 UTC

 

 

Uruguay rechaza delegación de Guaidó y se retira de Asamblea de OEA

Viernes, 28 de junio de 2019 - 22:08 UTC
”Si esta Asamblea convalida estas credenciales (de Guaidó) está, por la vía de los hechos, reconociendo un nuevo gobierno de Venezuela”, sostuvo Bergamino ”Si esta Asamblea convalida estas credenciales (de Guaidó) está, por la vía de los hechos, reconociendo un nuevo gobierno de Venezuela”, sostuvo Bergamino
Bergamino fue muy crítico del Secretario General de OEA, Luis Almagro quien llegara al cargo bajo los auspicios del ex presidente José Mujica Bergamino fue muy crítico del Secretario General de OEA, Luis Almagro quien llegara al cargo bajo los auspicios del ex presidente José Mujica

El subsecretario de Relaciones Exteriores de Uruguay, Ariel Bergamino, anunció este jueves el retiro de su país de la 49 Asamblea General de la OEA en rechazo a la discusión sobre el nivel de participación de los representantes del jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó.

“A partir de esta situación que desnuda un progresivo y sistemático vaciamiento de la institucionalidad y la normativa de esta organización, Uruguay se retirará de esta Asamblea”, manifestó Bergamino durante la primera sesión plenaria de la reunión, que se realiza en la ciudad colombiana de Medellín.

“Si esta asamblea convalida estas credenciales está, por la vía de los hechos, reconociendo un nuevo gobierno de Venezuela. Y en eso el Uruguay no puede transar. Ni debería permitirlo ninguna nación democrática de este continente”, indicó Bergamino agregó: “Porque diga lo que se diga, por más que se interpreten las normas con la excesiva laxitud que estamos contemplando en estos tiempos en esta organización, no puede arrogarse la potestad de reconocer un gobierno en nombre de sus estados miembro”.

Bergamino dijo que “Uruguay considera, al igual que lo hizo cuando votó en contra de la resolución 1124 del Consejo Permanente el 9 de abril del presente año, que intentar imponer el reconocimiento como legítima representante de Venezuela a esa delegación es, ni más ni menos, que un avasallamiento de la legalidad de la OEA y por lo tanto no puede si no estar en contra de una acción de tal naturaleza”.

Sobre irse de la asamblea indicó: “Es una decisión que adoptamos con pesar, pero con serena convicción, sin aspavientos, sin pretender molestar ni condicionar a nadie. Sin pretender ser modelo de nada, vanguardia de nada, sin pretender que nadie nos siga. Pero leales sí a algo que consideramos fundamental para nosotros: que a los principios más que exhibirlos e invocarlos hay que practicarlos”

“Uno no siempre hace lo que quiere, pero no tiene por qué hacer lo que no quiere”, sostuvo y aclaró: “Nos retiramos de esta reunión, pero no nos retiramos de la OEA”.

Más tarde, en declaraciones a la radio El Espectador de Montevideo, el subsecretario de Cancillería uruguaya ahondó acerca de las razones que llevaron a Uruguay a tomar esta decisión.

“La OEA debería ser un poquito más pluralista en sus angustias (risas) y más equilibrado. Está muy bien preocuparse por Venezuela pero debería preocuparse por situaciones que acontecen en otros países”, dijo.

Además, Bergamino apuntó a la conducción de la OEA de Luis Almagro. “En reiteradas oportunidades hemos planteado nuestras discrepancias con esta mecánica de procedimientos que tiene la secretaría general que hoy desempeña Almagro. Tiene una concepción demasiado laxa de los acuerdos de los procedimientos normativos y funcionamiento de la organización”, planteó acerca del ex canciller durante el gobierno de José Mujica (2010-2015), quien lo impulsara para el cargo de secretario general de la OEA.

Desde Montevideo, el Ministerio de Relaciones Exteriores justificó la decisión uruguaya en Medellín con el siguiente comunicado:

El Uruguay se retiró hoy de la 49ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos que se lleva a cabo en Medellín, Colombia, ante la presencia de una delegación a la que la Secretaría General había aceptado como representante de Venezuela.

Venezuela abandonó la OEA el pasado 27 de abril, luego de cumplirse los dos años desde su denuncia de la Carta de la Organización que había realizado en 2017.  por consiguiente, Uruguay entendió que la presencia de una delegación supuestamente representante del gobierno de un país que se ha retirado de la Organización -y que no es reconocido por la mitad de la membresía de la OEA-, carece de toda legitimidad, violenta su normativa jurídica y sienta un gravísimo precedente para el futuro de la Organización, minando seriamente la credibilidad de la Secretaría General.

Más allá de esta situación puntual, Uruguay ha venido llamando la atención en el Consejo Permanente de la OEA, del continuo y progresivo deterioro de la institucionalidad de la Organización, cuya normativa está siendo utilizada en pos de intereses ajenos a los principios y fundamentos establecidos en la Carta de la Organización.

El retiro de nuestro país de esta Asamblea en modo alguno compromete su compromiso con los principios y valores fundamentales de la Carta de la OEA, ni la renuncia a los lazos de amistad y hermandad que unen al Uruguay con cada uno de los países de la región.