MercoPress, in English

Viernes, 19 de julio de 2019 - 03:30 UTC

 

 

Camión con remolque choca con caimán de 3.6 metros en el estado de la Florida

Martes, 25 de junio de 2019 - 07:59 UTC
La fotografía del enorme reptil inmovilizado y con las fauces selladas junto a una niña se viralizó en las redes La fotografía del enorme reptil inmovilizado y con las fauces selladas junto a una niña se viralizó en las redes

Un camión con remolque chocó contra un gigantesco caimán de más 3,6 metros de largo y 210 kilos de peso que cruzaba una autopista interestatal en el noroeste de Florida, informaron medios locales.

La fotografía del enorme reptil inmovilizado y con las fauces selladas junto a una niña se viralizó en las redes y está hoy en lugar destacado en la mayoría de los medios de Florida.

Según dijo al canal WESH 2 de Orlando Broderick Vaughan, que fue quien lo atrapó después del choque en un tramo de la autopista I-10 en el condado Leon a comienzos de junio, es uno de los caimanes más grandes con los que ha tenido que vérselas en su vida.

La empresa de Vaughan tiene un contrato con la Comisión de Vida Silvestre y Pesca de Florida para encargarse de los caimanes “molestos”. En este caso, según dijo, tendrá que ser sacrificado porque sobrepasa las medidas establecidas para que pueda ser devuelto a la naturaleza sin que represente un peligro.

La población de caimanes americanos (Alligator mississippiensis) en Florida, una especie que de 1967 a 1987 estuvo incluida en la lista de animales en peligro en Estados Unidos, suma hoy unos 1,3 millones de ejemplares y se mantiene estable desde hace décadas.

Los caimanes tienen un importante papel en el ecosistema floridano, razón por la cual están protegidos, aunque existe una línea telefónica para llamar para situaciones de peligro.

Un estudio de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES), presentado recientemente en la Unesco, afirma que un millón de especies animales y vegetales se encuentran en riesgo de extinción, muchas en las próximas décadas, a menos que haya un cambio radical en los métodos de producción y consumo.