MercoPress, in English

Lunes, 17 de junio de 2019 - 16:33 UTC

La administración de Trump no quería a Bachelet como Alta Comisionada de DD.HH. de ONU

Martes, 29 de enero de 2019 - 09:57 UTC
De acuerdo a la nota, la Casa Blanca considera que Bachelet tiene prejuicios sobre Israel y le da una atención excesiva a lo que ocurre en el país norteamericano. De acuerdo a la nota, la Casa Blanca considera que Bachelet tiene prejuicios sobre Israel y le da una atención excesiva a lo que ocurre en el país norteamericano.

El Gobierno de Donald Trump en Estados Unidos, habría intentado montar una campaña para impedir que nombraran a la ex Presidenta Michelle Bachelet como Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, cargo que ostenta actualmente. Según el sitio Foreign Policy, este intento para evitar la asunción en el cargo de la chilena habría estado motivado por las posturas de la ex Mandataria por su punto de vista político sobre Israel y sobre las violaciones a los DD.HH. en Estados Unidos.

De acuerdo a la nota, la Casa Blanca considera que Bachelet tiene prejuicios sobre Israel y le da una atención excesiva a lo que ocurre en el país norteamericano.

Las labores estadounidenses para impedir la llegada de la ex gobernante a la ONU se realizaron de forma confidencial, encabezadas por la entonces embajadora de los EE.UU. en las Naciones Unidas, Nikki Haley, quien le habría entregado su solicitud al secretario general del organismo, António Guterres, en una carta donde detallaba sus quejas por el perfil de la ex Mandataria y por la forma en que fue seleccionada.

En la carta, Haley se quejó que se hiciera caso omiso a las dudas de Washington ante su nombramiento. En ésta, no manifestaban de forma explícita que bloquearan a Bachelet en este cargo, pero queda claro que se mostraban contrarios a la decisión. La campaña realizada contra Bachelet se hizo cuando la administración de Trump se volvía cada vez más hostil a las instituciones de los derechos humanos, ganándose el repudio de la oficina ahora comandada por la chilena.

Uno de estos casos ocurrió con el antecesor de Bachelet, el jordano Zeid Ra'ad Al Hussein, quien cuestionó de forma continúa a Trump, por sus ataques verbales contra migrantes y periodistas. De esta forma, la Casa Blanca esperaba colocar en el cargo de alto comisionado a alguien menos crítico con su gestión. De hecho, Haley cuestionó a la Alta Comisionada luego que, a la hora de asumir su puesto, criticase a Israel y a Estados Unidos, aunque también apuntó a los abusos en China, Irán, Nicaragua, Venezuela, entre otros.

“Continuó los fracasos del pasado, validando aún más la decisión de retirarse de los EE.UU. cuando criticó a Israel y a Estados Unidos, mientras ignoraba algunos de los peores violadores de los DD.HH. en el mundo”, decía la ex embajadora. Las críticas por parte de Estados Unidos también tenían que ver con el caso Caval, que investigaba supuesto tráfico de influencias y donde estaban involucrados el hijo y la nuera de Bachelet, Sebastián Dávalos y Natalia Compagnon. Entre otros cuestionamientos que se le hicieron, se mencionaron sus posturas sobre su papel por la legalización del aborto en Chile y que “era débil ante con los dictadores latinoamericanos”.