MercoPress, in English

Miércoles, 22 de mayo de 2019 - 22:44 UTC

Planta desalinizadora en norte de Chile, será la mayor de Latinoamérica

Viernes, 28 de setiembre de 2018 - 10:15 UTC
Involucra una inversión inicial de US$500 millones e incluye una planta desalinizadora autosustentable con capacidad promedio de 1.000 litros segundo Involucra una inversión inicial de US$500 millones e incluye una planta desalinizadora autosustentable con capacidad promedio de 1.000 litros segundo

En medio de la estrechez hídrica que sufren diferentes zonas de Chile, este jueves la autoridad medioambiental aprobó el proyecto Enapac (Energías y Aguas del Pacífico), la planta desalinizadora más grande de Latinoamérica que se construirá en la Región de Atacama y que contempla el uso de energía fotovoltaica.

La iniciativa involucra una inversión inicial de US$500 millones e incluye el desarrollo de una planta desalinizadora autosustentable entre Caldera y Copiapó, y con capacidad promedio de 1.000 litros por segundo de agua desalinizada de calidad industrial.

En el caso que la planta opere a su máxima capacidad -2.630 litros por segundo- se convierte en será la de mayor producción de América Latina, superando a Coloso de BHP que tiene una capacidad de 2.500 litros por segundo en la Región de Antofagasta. Para abastecer de energía a la planta, el proyecto contempla una usina fotovoltaica que generará unos 100 megawatts. De acuerdo a la página web del proyecto, el agua desalinizada será transportada a un reservorio que tendrá una capacidad de 600.000 m3, equivalente a la producción promedio de una semana y que asegurará el abastecimiento de los usuarios.

“Para un mejor rendimiento, el reservorio contará con una innovadora tecnología de cobertura flotante, la que disminuirá los efectos de la evaporación y dará mayor seguridad a la reserva de agua”, consigna la firma.

Detrás del proyecto está la compañía tecnológica chilena Trends, ligada al empresario Rodrigo Silva, y Almar Water Solutions, brazo de operaciones en infraestructura de agua de la firma saudí Abdul Latif Jameel Energy & Environmental Services.

El CEO de Enapac, Rodrigo Silva, dijo hace unos meses que la construcción del proyecto podría comenzar en el primer trimestre del próximo año y que ya tendría sus primeros resultados en 2021. El plan será financiado en un 80% con aportes bancarios y en un 20% por fondos propios de la sociedad. De este último porcentaje (unos US$ 100 millones), los inversionistas saudíes representarían cerca del 51%, con el fin de controlar la inversión.

Con todo, se trata de la inversión más significativa del grupo en Chile, tras importantes proyectos en Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Japón y Turquía, entre otros países.

Categorías: Inversiones, Chile.