MercoPress, in English

Lunes, 4 de marzo de 2024 - 08:06 UTC

 

 

La tortuosa relación entre los gobiernos argentinos y el FMI

Miércoles, 9 de mayo de 2018 - 08:51 UTC
En un contexto de volatilidad cambiaria, el Presidente anunció que se iniciarán conversaciones con el FMI para un nuevo auxilio financiero. En un contexto de volatilidad cambiaria, el Presidente anunció que se iniciarán conversaciones con el FMI para un nuevo auxilio financiero.
El Fondo brindó el principal apoyo para el denominado “blindaje” luego de que los mercados voluntarios se cerraran al país a fines de 1998. El Fondo brindó el principal apoyo para el denominado “blindaje” luego de que los mercados voluntarios se cerraran al país a fines de 1998.
En 2005 Néstor Kirchner decidió cancelar la deuda con el organismo multilateral. De este modo, el gobierno se liberó de la supervisión de staff técnico del organismo En 2005 Néstor Kirchner decidió cancelar la deuda con el organismo multilateral. De este modo, el gobierno se liberó de la supervisión de staff técnico del organismo
El FMI en 1991 daba su visto bueno a la convertibilidad, el plan de estabilización, la reforma del Estado y las privatizaciones implementadas en el gobierno de Menem El FMI en 1991 daba su visto bueno a la convertibilidad, el plan de estabilización, la reforma del Estado y las privatizaciones implementadas en el gobierno de Menem

Este martes, el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, confirmó que se iniciaron conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener una línea de apoyo financiero para el país. Sin embargo, tal como lo indica el medio trasandino La Nación, no es la primera vez que Argentina recurre al organismo internacional y, de hecho, tildó la interacción del país con el FMI como “una relación tortuosa”.

En 1991, el organismo multilateral expresaba su visto bueno a la convertibilidad, el plan de estabilización, la reforma del Estado y las privatizaciones implementadas en el gobierno de Carlos Menem. En 1994, Cavallo intentó cortar el financiamiento en forma provisional, pero el efecto Tequila -los efectos de la crisis económica de México- lo complicó. El Fondo brindó el principal apoyo para el denominado “blindaje” luego de que los mercados voluntarios se cerraran al país a fines de 1998.

La derrota electoral de octubre del 2001 y la imposibilidad del Presidente Fernando de la Rúa de avanzar con las reformas para bajar el déficit, llevaron al FMI a cortar la asistencia al país a fines del 2001. En 2005 el Presidente Néstor Kirchner decidió cancelar la deuda con el organismo multilateral. De este modo, el gobierno se liberó de la supervisión de staff técnico del organismo y comenzó con la manipulación de las estadísticas públicas.

Para 2013, en una medida que no tenía precedentes entre sus miembros, el directorio del FMI sancionó al Gobierno argentino por la falta de estadísticas transparentes. Para tratar de llegar a un punto de acuerdo, el Gobierno de Cristina Fernández aceptó la cooperación técnica para que el FMI supervisara las mediciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República (Indec). La sanción fue levantada recién con el cambio de Gobierno.

En 2016 el gobierno de Mauricio Macri decidió aceptar la revisión anual del staff del FMI que se había suspendido en 2006. De esta manera, la relación entre ambas partes entró en un nuevo período de armonía, que se reflejó este año con la llegada a Buenos Aires de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

Este año, en marzo pasado, en su visita a Argentina, la presidenta del FMI elogió a Macri: “Los dos primeros años del gobierno han sido asombrosos”, dijo la funcionaria. Sin embargo, sólo dos meses después, y en un contexto de volatilidad cambiaria, el Presidente anunció que se iniciarán conversaciones con el organismo multilateral para un nuevo auxilio financiero.

Categorías: Economía, Argentina.