MercoPress, in English

Viernes, 2 de diciembre de 2022 - 12:26 UTC

 

 

Baja de pobreza en Argentina: advierten sobre excesivo optimismo oficial

Lunes, 2 de abril de 2018 - 09:30 UTC
Según anunció Macri a fin de 2017, la pobreza se ubicó en 25,7%, lo que significó que 1.900.000 personas dejaron de estar en esa situación, y la indigencia en 4,8% Según anunció Macri a fin de 2017, la pobreza se ubicó en 25,7%, lo que significó que 1.900.000 personas dejaron de estar en esa situación, y la indigencia en 4,8%
Para Sebastián Waisgrais, especialista en pobreza de Unicef Argentina, “en chicos de hasta 14 años, la brecha no cambia y es grave, porque asciende al 39%”. Para Sebastián Waisgrais, especialista en pobreza de Unicef Argentina, “en chicos de hasta 14 años, la brecha no cambia y es grave, porque asciende al 39%”.

Si bien el gobierno del presidente Mauricio Macri anunció con gran entusiasmo una reducción considerable de los índices de pobreza en Argentina, también es cierto que hubo algunos llamados a la cautela pues el país sigue con grandes desafíos y un análisis detallado de las cifras también revela grandes disparidades.

En efecto el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, sostuvo que en 2017 en los índices de pobreza “hubo una mejora, después de la fuerte crisis de 2016, y se volvió a niveles de 2015”, pero advirtió que este año podría volver a subir si las paritarias se fijan por debajo de la inflación.

“En la segunda parte de 2017 bajó la inflación y mejoró la situación de actividad. De cualquier modo, estamos en un nivel parecido que teníamos en 2015”, consideró el especialista.

Según las cifras divulgadas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), a fin de 2017, la pobreza se ubicó en 25,7%, lo que significó que 1.900.000 personas dejaron de estar en esa situación, y la indigencia en 4,8%. En cuanto al nivel de indigencia, Salvia sostuvo que “lo que tuvimos es una mayor brecha con los sectores más pobres, la indigencia está más alta que en 2015”.

“El balance es que no ha habido grandes cambios”, destacó el director del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina. No obstante, sostuvo que “en 2018 se da una situación de amesetamiento, porque la inflación volvió a crecer y si la paritaria cierra por abajo de la inflación, la pobreza va a crecer”.

“Estamos igual que en los últimos años, tenemos una pobreza estructural que no logramos resolver. El mercado interno sigue rezagado, no se genera más empleo. No vemos un cambio cualitativo”, afirmó.

Eduardo Donza, investigador del Observatorio, consideró que “la situación de la pobreza es muy seria” y añadió que “hay muchos trabajadores que están el sector informal de la economía”. “Es muy difícil llegar a pobreza cero. Es una utopía positiva. Hay un déficit fiscal que juega en contra del aumento de los subsidios”, indicó. Sostuvo que “no se va a controlar a corto plazo ni depende de un gobierno en especial” y pidió para enfrentar la crisis social “desarrollar políticas de estado”.

Por su parte Sebastián Waisgrais, especialista de monitoreo e inclusión social de Unicef Argentina, destacó la baja en el índice de pobreza anunciado por el Gobierno, pero advirtió que “en chicos de hasta 14 años, la brecha no cambia y es grave, porque asciende al 39%”.

“Bajó la pobreza, pero hay que tener mucha cautela en cómo van a dar los resultados en un futuro”, sostuvo el experto, pero advirtió que “los hogares donde hay niños son más pobres”.´

Según las cifras divulgadas por el Indec, a fin de 2017, la pobreza se ubicó en 25,7% y la indigencia en 4,8%, registrando bajas contra un año atrás. Waisgrais consideró que “este índice no te habla de derechos: salud, educación, la falta de agua. Tratemos de mirar los múltiples derechos que no se dicen. Iniciativas como la Asignación Universal por Hijo son políticas públicas que van por el camino correcto”.

“Las coberturas de cuidado en Argentina están en torno al 25%. Hace falta una inversión muy fuerte que corte con las desigualdades vinculadas al género. El trabajo infantil cae pero aumenta el trabajo de cuidado o doméstico de nenas o adolescentes”, alertó.

Dijo que si bien bajó la pobreza “la percepción nos invita al debate” y agregó que “hay que tener mucha cautela en cómo van a dar los resultados en un futuro, porque seguramente, estas caídas no van a ser tan abruptas”.

Categorías: Política, Argentina.