MercoPress, in English

Lunes, 28 de noviembre de 2022 - 10:40 UTC

 

 

Un Brexit sin acuerdo con la UE, “no dañaría la economía británica”, afirma centro de asuntos económicos

Domingo, 20 de agosto de 2017 - 12:42 UTC
Sin pacto con Bruselas, el Reino Unido podría “eliminar todas las barreras a la importación y obtener precios más bajos, más productividad y salarios más altos”. Sin pacto con Bruselas, el Reino Unido podría “eliminar todas las barreras a la importación y obtener precios más bajos, más productividad y salarios más altos”.
Esa posición va en línea con lo que opina el ministro británico de Comercio internacional, Liam Fox, quien aboga por fraguar acuerdos con EE.UU. Esa posición va en línea con lo que opina el ministro británico de Comercio internacional, Liam Fox, quien aboga por fraguar acuerdos con EE.UU.
Si bien la fecha prevista para Londres abandonar la UE es marzo de 2019,   Michel Barnier, quiere que las negociaciones estén cerradas antes de octubre de 2018 Si bien la fecha prevista para Londres abandonar la UE es marzo de 2019, Michel Barnier, quiere que las negociaciones estén cerradas antes de octubre de 2018

Un informe divulgado por el Instituto de Asuntos Económicos (IEA) considera que la posibilidad que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) sin alcanzar un acuerdo con el bloque no dañaría la economía británica.

 Según recoge el diario “The Guardian”, el documento elaborado por dicho laboratorio de ideas británico sobre libre mercado señala que pese a las advertencias sobre los riesgos que implicaría no lograr un pacto con Bruselas para empresas y consumidores del Reino Unido, este país podría “eliminar todas las barreras a la importación y obtener precios más bajos, mayor productividad y salarios más altos”.

Ese punto de vista contradice el indicado en otro informe separado del llamado Instituto para el Gobierno, que señala que no llegar a un acuerdo colocaría al Reino Unido en una peor posición que otros socios comerciales. Según el documento del IEA, este país debería acogerse a las normativas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) si Europa le ofrece un “mal acuerdo”, al tiempo que fragua acuerdos de libre comercio con otros socios comerciales importantes como Estados Unidos, Canadá y Australia.

En ese caso, según esto, dependería de Bruselas si impone tarifas a las importaciones británicas, algo que, tal y como sostiene ese “laboratorio de ideas”, “dañaría a los consumidores de la UE”.

Esa posición va en línea con lo que opina el ministro británico de Comercio internacional, Liam Fox, quien aboga por fraguar acuerdos con EE.UU. y otros países y defiende que Londres se encuentra en una posición en la que puede marcharse de las negociaciones con los 27 si no se ponen de acuerdo.

“Existen muchos mitos perpetuados sobre política comercial y más específicamente acerca de la relación entre el Reino Unido y la UE, que han de ser desacreditados”, indicó el director de investigación del citado informe, Jamie Whyte. El experto defendió que dejar la Unión sin un pacto no dañaría la economía nacional.

“Podríamos eliminar unilateralmente todas las tarifas de importación, lo que nos daría la mayoría de los beneficios del comercio, y exportar a la UE bajo el paraguas de las reglas de la OMC”. Según indica el citado diario británico, aunque Londres había previsto inicialmente empezar a negociar su futura relación comercial con el bloque tras el Brexit (su salida de la UE) después de octubre, algunos ministros reconocen ahora, en privado, que esto podría retrasarse hasta diciembre o enero de 2018.

Aunque la fecha prevista para que Londres abandone oficialmente la UE es marzo de 2019, el negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier, quiere que las negociaciones estén cerradas antes de octubre de 2018 a fin de que haya tiempo para que el acuerdo final sea ratificado por el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo y el Parlamento británico. Esto implica que, de ser así, apenas quedarían 10 meses para poder negociar la futura relación comercial entre ambas partes.