MercoPress, in English

Domingo, 4 de diciembre de 2022 - 02:06 UTC

 

 

Brasil aplaude acuerdo climático y destaca colaboración de países ricos y en desarrollo

Lunes, 14 de diciembre de 2015 - 08:49 UTC
“Nos felicitamos con todas las naciones y todos los pueblos del mundo por esta conquista que asegura el desarrollo sostenible”, dijo Dilma Rousseff “Nos felicitamos con todas las naciones y todos los pueblos del mundo por esta conquista que asegura el desarrollo sostenible”, dijo Dilma Rousseff
Los 195 países de COP21 aprobaron el acuerdo mundial contra el cambio climático, que une por primera vez en esa lucha a países ricos y en desarrollo. Los 195 países de COP21 aprobaron el acuerdo mundial contra el cambio climático, que une por primera vez en esa lucha a países ricos y en desarrollo.

El gobierno brasileño aplaudió el “justo y ambicioso” acuerdo climático alcanzado en París con su “decisiva participación” y adelantó que impulsará acuerdos de “cooperación sur-sur” sobre esta materia.

 ”Nos felicitamos con todas las naciones y todos los pueblos del mundo por esta conquista que asegura el desarrollo sostenible, la preservación del planeta y las condiciones de vida de toda la humanidad”, indicó el gobierno en un comunicado firmado por la presidenta Dilma Rousseff en el que destacó también “la decisiva participación de Brasil”.

Los 195 países que participaron de la COP21 aprobaron el histórico acuerdo mundial contra el cambio climático, que une por primera vez en esa lucha a países ricos y en desarrollo. El acuerdo, que reemplazará a partir de 2020 al actual Protocolo de Kioto, es “justo y ambicioso, fortaleciendo el régimen multilateral y atendiendo a los legítimos deseos de la comunidad internacional”, consideró la mandataria.

“Se guía por los principios de la convención del cambio climático y respeta las diferencias entre los países desarrollados y en vía de desarrollo”, añadió. Brasil aplaudió además el compromiso de los países desarrollados a “proveer recursos financieros para las acciones de los países en desarrollo” , que incluye capacitación y transferencia de tecnología.

“Fomenta también la posibilidad de apoyo voluntario entre países en desarrollo, lo que permitirá que Brasil continúe promoviendo la cooperación sur-sur” , subrayó. El gobierno destacó la incorporación en el documento final de una “propuesta conjunta de Brasil y la Unión Europea de un mecanismo que promueva las inversiones privadas en proyectos de reducción de emisiones” .

Brasil, que se propone eliminar la deforestación ilegal en la Amazonía para 2030, resaltó también la incorporación de un mecanismo “que permite el reconocimiento y el pago por resultados de las acciones de combate a la deforestación y degradación forestal, siendo fundamental para la implementación de las metas” del país.

La séptima economía del mundo espera reducir las emisiones de gases contaminantes en un 37% hacia 2025 y 43% hacia 2030 en comparación a los niveles de 2005, además de eliminar la tala ilegal, que no obstante se ha incrementado 16% en los últimos 12 meses. El acuerdo de París sienta las bases para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y, más importante aún, para empezar a soñar con un mundo sin combustibles fósiles.