MercoPress, in English

Martes, 5 de julio de 2022 - 16:41 UTC

 

 

Justicia argentina ordenó pedido de captura internacional de agentes de Hezbollah

Viernes, 16 de octubre de 2015 - 08:55 UTC
El 17 de marzo de 1992, el atentado terrorista que arrasó la embajada de Israel en Buenos Aires dejó 29 víctimas fatales y 242 heridos El 17 de marzo de 1992, el atentado terrorista que arrasó la embajada de Israel en Buenos Aires dejó 29 víctimas fatales y 242 heridos
La orden de captura elevada a Interpol lleva las firmas de Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda La orden de captura elevada a Interpol lleva las firmas de Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda
La Corte tuvo una polémica con Cristina Fernández quien preguntó qué pasó con la investigación de la Corte sobre el atentado de la Embajada de Israel? La Corte tuvo una polémica con Cristina Fernández quien preguntó qué pasó con la investigación de la Corte sobre el atentado de la Embajada de Israel?

La Corte Suprema de Justicia de Argentina reactivó este jueves la causa por el atentado en 1992 a la Embajada de Israel, al ordenar la captura internacional del agente de Hezbollah Hussein Mohamad Ibrahim Suleiman y reiterar la de José Salman El Reda, también ligado a la organización terrorista.

 Así lo dispuso el máximo tribunal con la firma de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda, en el planteo que elevaron directamente a Interpol.

Desde 2005 la Corte investiga al iraní Hussein Mohamad Ibrahim Suleiman como agente operativo de la organización terrorista Hezbollah e integrante de la agrupación Jihad Islámica.

El nombrado habría ingresado en la Argentina a principios de 1992 los explosivos que fueron utilizados en el atentado a la sede diplomática israelí. Pero, según se informó oficialmente, recién en septiembre de 2015 la Embajada de Israel en Buenos Aires, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, confirmó esa información, en virtud de lo cual recién ahora se ordenó la captura internacional.

La Corte Suprema se excusó en la ausencia de ese informe para justificar el hecho de no haber generado avances en todo este tiempo en la investigación sobre la responsabilidad de los sospechosos, sobre los cuales se desconoce no sólo su paradero sino si permanecen con vida.

Fuentes de la Corte consignaron a los medios que dicho informe confirma que Hussein Mohamad Ibrahim fue el responsable de haber transportado en ómnibus desde Foz de Iguazú los explosivos que se utilizaron para la voladura.

Según informó el alto tribunal hace unos meses, la ex SIDE reportó que Hussein Mohamad Ibrahim fue detenido en 2001 en Jordania, donde confesó que “en 1991 viajó a San Pablo y que a principios de 1992, en Foz de Iguazú, recibió explosivos que transportó a la Argentina en ómnibus -disimulados en cajas de alimentos- los que más tarde fueron utilizados para el atentado contra la Embajada de Israel”.

El Tribunal también detectó que José Salman El Reda, de nacionalidad colombiana-libanesa, desarrollaba actividades supuestamente comerciales en la zona conocida como la “triple Frontera”, donde mantenía contactos con personas ligadas al Hezbollah.

En un documento firmado este año por el secretario a cargo de la causa, Esteban Canevari, se señaló que “la Corte tuvo por probado que el hecho fue causado por la explosión de una carga de pentrita y trinitrotolueno que había sido acondicionada en la parte posterior derecha del interior de una camioneta Ford F- 100”.

Ese informe menciona como sospechosos a Abbas Musawi, secretario del Hezbollah, e Imad Mughniyah, quien dirigía el aparato de seguridad central y exterior del Hezbollah y era el responsable de la Jihad Islámica.

“Mughniyah habría fallecido el 12 de febrero de 2008 en un atentado en Damasco, por el estallido de un coche bomba”, remarca el documento. .

La polémica por la supuesta inacción de la Corte argentina en torno al esclarecimiento de lo sucedido durante el ataque a la Embajada de Israel en Buenos Aires perpetrado el 17 de marzo de 1992, atentado que dejó 29 víctimas fatales y 242 heridos, tuvo un capítulo caliente durante el último discurso inaugural de las sesiones ordinarias del Congreso por parte de la presidenta Cristina Fernández.

En esa oportunidad, la mandataria cuestionó a la máxima autoridad judicial por no haber arribado a resultados concretos durante la investigación.

”¿Alguien le puede informar a esta Presidenta cuál es el resultado de esta investigación que llevó adelante la Corte del atentado de la Embajada de Israel? ¿Quiénes son los condenados? ¿Cuáles son los procesados? ¿Qué fue lo que pasó? ¿Y me puede informar por qué el Estado de Israel no reclama por la Embajada y sí por (el atentado a) la AMIA?“, había preguntado la Jefa de Estado.

Dos días después, durante el acto de apertura del año judicial, el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, replicó a la Presidenta al afirmar que ”hubo una sentencia en 1999“ y que, por lo tanto, era ”cosa juzgada“.

Las declaraciones de Lorenzetti en el Palacio de Justicia desencadenaron fuertes críticas no solamente de autoridades gubernamentales sino también de entidades comunitarias, a tal punto que el máximo tribunal tuvo que salir a aclarar que ”continúa la investigación” del atentado contra la sede diplomática israelí.

A más de siete meses de ese cruce de declaraciones entre Cristina Fernández y Lorenzetti, la Corte Suprema resolvió tomar la iniciativa a través del pedido de captura internacional de los dos sospechosos de haber integrado la célula terrorista de Hezbollah que detonó los explosivos en la Embajada israelí.