MercoPress, in English

Viernes, 19 de agosto de 2022 - 13:33 UTC

 

 

Aseguran que Lula negocia salida para evitar juicio político a Rousseff

Viernes, 16 de octubre de 2015 - 10:50 UTC
Según la prensa brasileña el Lula da Silva no descarta establecer contacto con asesores de Eduardo Cunha, impulsor del “impeachment” Según la prensa brasileña el Lula da Silva no descarta establecer contacto con asesores de Eduardo Cunha, impulsor del “impeachment”
Aparentemente los contactos con Cunha comenzaron a ser reconstruidos días atrás por el ministro de la Casa Civil, Jaques Wagner, incondicional de Lula Aparentemente los contactos con Cunha comenzaron a ser reconstruidos días atrás por el ministro de la Casa Civil, Jaques Wagner, incondicional de Lula
Cunha ve peligrar su continuidad al frente del Congreso e incluso sus fueros parlamentarios debido a denuncias que lo vinculan al escándalo de Petrobras. Cunha ve peligrar su continuidad al frente del Congreso e incluso sus fueros parlamentarios debido a denuncias que lo vinculan al escándalo de Petrobras.

La crisis brasileña ingresó en un impasse que le dio un respiro al gobierno, ante el cual la presidenta Dilma Rousseff y su antecesor y padrino político, Lula da Silva, tienden puentes hacia la oposición luego que el Supremo Tribunal Federal suspendió cautelarmente una iniciativa por de juicio político o “impeachment”.

 Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), se encuentra en Brasilia donde mantiene una ronda de conversaciones con dirigentes del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) con el propósito de recuperar la gobernabilidad amenazada por la grave coyuntura política y económica.

Según trascendidos en la prensa brasileña el ex presidente no descarta establecer contacto con asesores del titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, uno de los mentores de la estrategia en pos del “impeachment” para apartar del gobierno a Rousseff.

Si bien Cunha es parte del PMDB, partido aliado al gobierno, en julio dejó el oficialismo para actuar en la oposición junto a otras fuerzas adversarias a Rousseff, como el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), comandado por Aécio Neves, ex-candidato presidencial en 2014.

Pero Cunha y sus aliados del PSDB sufrieron un traspié el martes pasado cuando el Supremo Tribunal Federal emitió una medida cautelar que impidió la votación del inicio del “impechment” en la Cámara baja.

Argumentó la Corte que Cunha redactó un reglamento “inusitado” para permitir que el juicio a Rousseff sea aprobado por mayoría simple, siendo que la Constitución exige mayoría especial para dirimir casos de “alta importancia” institucional.

El hecho que el gobierno y el PT hayan tipificado a Cunha como una suerte de enemigo número uno de Rousseff no impide que Lula da Silva, conocido por su estilo pragmático, intente reconstruir el diálogo.

De acuerdo con versiones que circulan en Brasilia los canales de comunicación con Cunha comenzaron a ser reconstruidos días atrás por el ministro de la Casa Civil, Jaques Wagner, quien asumió el cargo hace sólo 10 días.

Considerado como uno de los políticos más influyentes del país, Cunha ve peligrar su continuidad al frente del Congreso e incluso sus fueros parlamentarios debido a denuncias que lo vinculan al escándalo de Petrobras.

Cunha fue acusado por la Procuraduría General de la República de ser el titular de al menos cuatro cuentas secretas con más de 5 millones de dólares supuestamente originado en el cobro de sobornos ligados al caso conocido como “Petrolao”.

Los datos sobre el presunto lavado de dinero originado en la corrupción fueron aportados por la Justicia de Suiza, que abrió un proceso contra el diputado Eduardo Cunha.

A raíz de estas revelaciones el Consejo de Etico del Congreso inició un proceso contra Cunha respaldado por unos cincuenta parlamentarios, entre ellos más de 30 pertenecen al PT, partido de Lula y Rousseff.

De acuerdo con versiones negadas por el oficialismo Lula da Silva está dispuesto a negociar una tregua con Cunha, si éste se compromete a obstruir nuevos pedidos de “impeachment” contra Rousseff.

A estar por esas versiones publicadas en los sitios del grupo Globo y Estado, si Cunha desiste de dar impulso al “impeachment” el PT podría vaciar el Consejo de Etica a fin de impedir que el congresista pierda los fueros.

La presunta posición del ex presidente Lula da Silva fue criticada por el diputado Mendonca Filho del partido Demócrata quien lamentó “el toma y dame que está haciendo Lula“, y agregó ”ahora parece que todo vale”.

Por su parte Siva Machado, jefe del bloque de diputados del PT, recordó que Mendonca Filho fue “socio” de Eduardo Cunha hasta el martes pasado cuando se frenó el “impeachment”, y aseguró que el oficialismo no está negociando con el titular de la Cámara Baja.

Categorías: Política, Brasil.