MercoPress, in English

Sábado, 22 de junio de 2024 - 00:59 UTC

 

 

Polémica internacional por el consumo de mate y sus supuestas consecuencias

Martes, 26 de mayo de 2015 - 20:01 UTC
Según Bracesco, ”no hay evidencia ninguna para demostrar que el consumo de mate produce cáncer”. Uruguay es el mayor consumidor de la infusión Según Bracesco, ”no hay evidencia ninguna para demostrar que el consumo de mate produce cáncer”. Uruguay es el mayor consumidor de la infusión
“El mate se recomienda tomar entre 70 y 80 grados, que se disminuye a lo largo del tiempo, representando menos peligro que la exposición al café o té caliente “El mate se recomienda tomar entre 70 y 80 grados, que se disminuye a lo largo del tiempo, representando menos peligro que la exposición al café o té caliente

El Grupo Interdisciplinario de Yerba Mate y Salud de la Universidad de la República (Udelar) de Uruguay informó que quiere solicitar a la OMS una revisión sobre la clasificación de la infusión caliente de la yerba como posiblemente cancerígeno.

 En efecto la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (IARC), perteneciente a la OMS, incluyó en 1991 el consumo del mate con agua caliente en la lista de alimentos de la categoría “2A”, que pueden producir cáncer, y el debate fue rescatado por un artículo de la BBC Mundo.

Nelson Bracesco, investigador y docente de biofísica, integrante del grupo de expertos de la Udelar, sostiene que “no hay evidencia ninguna para demostrar que el consumo de mate produce cáncer”. Uruguay es el mayor consumidor de esta infusión en el mundo, aunque necesita importar todo lo que toma de sus países vecinos porque, por cuestiones climáticas, la yerba no crece en su territorio.

Brasesco, quien presidió el Congreso Sudamericano de Yerba Mate, cuyas ediciones presentan los estudios más actuales sobre el asunto en la región, fue señalado por distintas fuentes de la comunidad médica uruguaya como principal referente del tema y portavoz del grupo académico.

“Es cierto que hay muchos trabajos publicados que asocian el cáncer de esófago con el consumo de mate, pero la gran mayoría está hecha con pacientes hospitalizados que consumen tabaco y alcohol en conjunto”, explicó Bracesco y añadió que el grupo de Udelar ha revisado dichas investigaciones.

A su juicio, se trata de un tema “cansador” que vuelve periódicamente a la agenda, por lo que el grupo ha “decidido elaborar un documento para aclararlo, para hacer un pedido formal de revisión a la IARC”.

El experto resaltó que la única evidencia existente es que el agua demasiado caliente “a la larga podría generar un tumor”, pero matizó que la alerta debería valer sobre cualquier bebida que se toma a altas temperaturas, no solo el mate.

“El mate se recomienda tomar a una temperatura entre 70 y 80 grados, que se disminuye a lo largo del tiempo llegando a representar menos peligro que la exposición a un café o té caliente”, observó.

Por otro lado, Bracesco recordó que Uruguay vivió “una explosión exponencial en el consumo de yerba mate en los últimos 25 años, el mismo período en que disminuyeron los casos de cáncer de esófago porque se redujo el consumo del tabaco”.

“Si fuera un problema sanitario en un país en donde el 85% de los uruguayos mayores de 15 años consume mate por lo menos una vez a la semana, el índice de cáncer de esófago sería tremendo y, sin embargo, nadie ha escuchado que Uruguay sea un país de alta preocupación por el cáncer de esófago”, argumentó.

Bracesco defendió que el grupo de investigadores sobre el tema es independiente, “sin vínculos a las empresas yerbateras”, por lo que si llega a salir alguna evidencia, ellos serían los primeros a decirlo.

Más aún, Brasesco destacó que hay indicios de que el mate actúa como anti-carcinógeno porque tiene compuestos en su mezcla que favorecen a prevenir muchas patologías, incluso el cáncer. Pero, lo fundamental es mostrar que quienes tomamos mate en Uruguay, no nos va a salvar la vida, pero tampoco nos va a matar.