MercoPress, in English

Martes, 27 de setiembre de 2022 - 01:20 UTC

 

 

Altos vuelos para la cooperación amistosa de China y Colombia

Sábado, 23 de mayo de 2015 - 11:24 UTC
Li Keqiang, Primer Ministro del Consejo de Estado de la República Popular China Li Keqiang, Primer Ministro del Consejo de Estado de la República Popular China

El Primer ministro de China Li Keqiang está de gira por varios países en América del Sur. Su primera estadía fue en Brasil, país con el cual China mantiene fuertes lazos económicos, comerciales, financieros y políticos. Los otros países son Colombia, Perú y Chile.

 Justamente con motivo de la visita a Colombia, el principal diario de Bogotá, El Tiempo, publicó una columna por Li Keqiang en la cual se explaya sobre las oportunidades que se abren para los dos países, incluyendo un tratado de libre comercio.

En ocasión del 35.° aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Colombia, efectuaré una visita a este país ribereño del océano Pacífico, ubicado en el extremo septentrional de América del Sur, trayéndole al pueblo colombiano los cordiales saludos del pueblo chino.

La obra monumental del “realismo mágico” –Cien años de soledad– del gran maestro de la literatura colombiano, García Márquez, ha ayudado a los chinos a conocer América Latina, ejerciendo una importante influencia en la creación literaria contemporánea de China. Esta resonancia cultural se ha convertido, atravesando el inmenso océano Pacífico, en un singular lazo entre las almas de ambos pueblos.

En los últimos años, la cooperación amistosa sino-colombiana ha cobrado un constante desarrollo. Apoyando firmemente el proceso de paz de Colombia, la parte china se congratula por que se haga realidad cuanto antes la paz en el país y está dispuesta a participar activamente en su reconstrucción.

Ambos países mantienen estrechos intercambios económicos y comerciales. El café y otros productos típicos de Colombia han tenido una gran acogida entre los consumidores chinos, mientras que los productos chinos de buena calidad y bajos precios como automóviles y aparatos de telecomunicación también son muy solicitados en el mercado colombiano.

En la actualidad, el volumen del comercio bilateral entre China y Colombia solo representa el 6 por ciento del total entre China y América Latina, por lo que aún queda mucho espacio que explorar.

Los amigos campesinos de Colombia desean mucho exportar a China más productos agropecuarios típicos tales como café y lácteos, los cuales también corresponden a la demanda de los consumidores chinos en los últimos años, por lo que China va a aumentar gradualmente la importación de estos productos desde Colombia.

Un pronto inicio por ambos gobiernos del estudio de factibilidad conjunto sobre el tratado de libre comercio bilateral favorecerá la entrada de mercancías de nuestros países en el mercado del otro con mayor facilidad y a precios más razonables, ofreciendo también una mayor garantía jurídica y de políticas a la cooperación en inversiones entre ambas partes.

Colombia tiene apremiantes demandas en materia de construcción infraestructural. China cuenta con avanzadas técnicas, vastas experiencias y equipamientos de alta calidad y buena relación calidad-precio en materia de ingeniería y construcción, de forma que ambas partes pueden realizar cooperaciones en proyectos de ferrocarriles, carreteras y puertos, entre otros.

La parte china apoya también a sus empresas para que inviertan y establezcan plantas en Colombia, a fin de adquirir los materiales locales y entrar en el mercado de cerca. La parte colombiana también puede importar equipos y líneas de producción de China, a fin de reducir los costos de transporte e incrementar el empleo y los ingresos locales.

China se encuentra reestructurando la industria y transformando la modalidad de crecimiento, al tiempo que impulsa con gran empeño el desarrollo de las energías nuevas, limpias y renovables. Ambos países pueden extender la cadena industrial de la cooperación petrolera y, a la par, estudiar la explotación conjunta de energías limpias como la hidroeléctrica, la solar, la eólica y la de biomasas derivadas del aceite de palma, con miras a impulsar juntos el desarrollo de la economía verde.

El pueblo chino y el colombiano se admiran y se atraen mutuamente. En los últimos 30 años, el famoso director cinematográfico colombiano Héctor Mora ha venido a China para filmar más de 50 documentales sobre el desarrollo del país, que han tenido gran resonancia en Colombia. El primer chino doctorado en filología y literatura latinoamericanas lo obtuvo en la Pontificia Universidad Javeriana. Ejemplos como estos son demasiados para ser mencionados todos.

Me han contado que, en Villa de Leyva, municipio del departamento de Boyacá, se introdujeron las cometas desde China en 1975 y se celebra allí todos los años el festival de la cometa, una actividad extraordinariamente animada. La cometa necesita valerse del viento favorable para emprender altos vuelos, y este está soplando fuerte a favor del desarrollo integral de las relaciones sino-colombianas, lo que supone una oportunidad que no se puede dejar escapar.

Aunemos esfuerzos para impulsar la cooperación amistosa binacional, para que aproveche el viento a favor y emprenda altos vuelos.