MercoPress, in English

Martes, 16 de agosto de 2022 - 02:05 UTC

 

 

Hay hambre en el Reino Unido por que “los pobres no saben cocinar”

Viernes, 12 de diciembre de 2014 - 22:37 UTC
“Yo he desayunado con un gran tazón de avena que cuesta cuatro peniques, mientras un tazón de cereales azucarados vale 25 peniques”, señaló la baronesa. “Yo he desayunado con un gran tazón de avena que cuesta cuatro peniques, mientras un tazón de cereales azucarados vale 25 peniques”, señaló la baronesa.
“Feeding Britain” afirma que cuatro millones de personas corren riesgo de pasar hambre y medio millón de niños viven en hogares donde falta comida. “Feeding Britain” afirma que cuatro millones de personas corren riesgo de pasar hambre y medio millón de niños viven en hogares donde falta comida.

La Baronesa Anne Jenkin tuvo una peculiar reacción al informe que reveló los escandalosos niveles de hambre y pobreza en el Reino Unido. “Hemos perdido nuestras destrezas para cocinar. Los pobres no saben cocinar”, dijo

Esa es la conclusión a la que llegó la baronesa Jenkin tras conocer el “Feeding Britain” (Alimentando a Gran Bretaña) que indicó que cuatro millones de personas corren riesgo de pasar hambre y medio millón de niños viven en hogares donde falta comida.

Mientras diversos parlamentarios señalaron que la información era chocante y se necesitan mejores medidas para modificar esta realidad, Jenkin -amiga de la ex Primer Ministro Margaret Thatcher- le echó la culpa a las víctimas.

“Hemos perdido nuestras destrezas para cocinar. Los pobres no saben cocinar. Yo he desayunado con un gran tazón de avena que cuesta cuatro peniques, mientras un tazón de cereales azucarados vale 25 peniques”, señaló.

 

Sus declaraciones causaron indignación y una serie de críticas a través de redes sociales, por lo que más tarde debió salir a disculparse en una entrevista con la BBC.

“He cometido un error, dije estupideces”, sostuvo.

La baronesa explicó también que inicialmente apuntaba a la gran dependencia de la población británica a los alimentos precocinados o congelados.

“La vida es considerablemente más barata si se sabe cocinar”, indicó