MercoPress, in English

Domingo, 4 de diciembre de 2022 - 09:42 UTC

 

 

Lula da Silva admite que teme un 'Maracanazo' y un desborde de protestas

Viernes, 2 de mayo de 2014 - 11:06 UTC
 En la Copa de 1950 Uruguay se impuso a Brasil en la final por 2 a 1 En la Copa de 1950 Uruguay se impuso a Brasil en la final por 2 a 1
El ex presidente dice que la Copa es un estado de ánimo El ex presidente dice que la Copa es un estado de ánimo

El ex presidente de Brasil Lula da Silva, expresó su confianza en que el seleccionado de su país gane por sexta vez el Mundial y admitió que “alienta” para que no se repita un “Maracanazo” como el de 1950, cuando Uruguay obtuvo la Copa, ya que de suceder nuevamente “habrá protestas”.

 “Quien quiera protestar que proteste, pero lo que nosotros tenemos que garantizar es que se realice la Copa y todos hacer hinchada para que Brasil no sufra la situación de 1950 porque allí sí que va a haber protestas”, advirtió Lula.

Lula, reconocido fanático del fútbol y del Corinthians en particular, reconoció que la imagen internacional de Brasil “no es buena” y cuestionó a los manifestantes que se oponen a la cita que se desarrollará del 12 de junio al 13 de julio.

“Sería una tragedia si ocurre otro Maracanazo, pero no hay de qué preocuparse, porque cosas así pasan una vez cada 100 años y nosotros ya lo tuvimos, así que estadísticamente hablando la probabilidad es prácticamente cero”, declaró el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, un mes atrás.

Por su parte, Lula da Silva comentó: “Tenemos que comprender que la Copa no es una cuestión de dinero, hay gente que justifica a la Copa diciendo que van a entrar 2.000 millones, 3.000 millones, 4.000... no sé cuanto”.

Y añadió: “El dinero no es el tema, la Copa es un estado de ánimo, un momento para el encuentro de civilizaciones en el cual Brasil puede mostrar al mundo su cara, su forma de ser, no hay que esconder nada”.

Luego el ex mandatario abordó la repercusión negativa en los medios sobre los retrasos en las obras y la falta de seguridad debido a las frecuentes protestas en favelas de Rio de Janeiro y de grupos que se oponen a la cita.

”Nosotros debemos estar orgullosos de ser (un país) donde hay un encuentro de civilizaciones. Somos una mezcla extraordinaria de indios, con negros, con europeos que dio en esa bonita cosa que somos los brasileños”, comentó Lula da Silva al hablar en Santo André, localidad del cordón industrial de San Pablo.