MercoPress, in English

Miércoles, 24 de julio de 2024 - 05:42 UTC

 

 

Fiscal jefe de La Haya pide órdenes de arresto contra dirigentes israelíes y de Hamás

Martes, 21 de mayo de 2024 - 10:31 UTC
Netanyahu (izq.) y Gallant deben rendir cuentas, insistió Khan Netanyahu (izq.) y Gallant deben rendir cuentas, insistió Khan

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim A.A. Khan, anunció este lunes que solicitarís órdenes de detención contra el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el ministro de Defensa, Yoav Gallant, así como contra los dirigentes de Hamás Yahya Sinwar, Mohammed Diab Ibrahim al-Masri e Ismail Haniyeh.

En opinión de Khan, hay “motivos razonables para creer” que deben rendir cuentas por “crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad” en Gaza e Israel. La Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI aún no había aprobado la petición de Khan.

“No podría haber sido más claro”, dijo Khan. “Aquellos que no cumplan la ley no deben quejarse después cuando mi Oficina tome medidas”, explicó. “Mi Oficina pretende acusar a dos de los máximos responsables, Netanyahu y Gallant, como coautores y como superiores”, añadió. Al hacer su anuncio, Khan también exigió la liberación de los 128 israelíes que permanecen secuestrados por el grupo terrorista Hamás.

“Los crímenes contra la humanidad imputados se cometieron en el marco de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil palestina en aplicación de políticas de Estado”, decía el razonamiento de Khan. “Estos crímenes, en nuestra evaluación, continúan hasta el día de hoy”, explicó también.

Para Khan, era fundamental establecer la igualdad ante la ley. “Si no demostramos nuestra voluntad de aplicar la ley por igual si se considera que se aplica de forma selectiva, estaremos creando las condiciones para su colapso”, señaló. “Israel ha privado de forma intencionada y sistemática a la población civil de todas las zonas de Gaza de objetos indispensables para la supervivencia humana”, afirmó.

Si se conceden las órdenes de detención, Netanyahu y Gallant se enfrentarían a acusaciones de matar de hambre a civiles como método de guerra, causar deliberadamente grandes sufrimientos o lesiones graves al cuerpo o a la salud, y matar deliberadamente, señaló Khan.

Algunos analistas israelíes consideraron el anuncio de Khan de lo más inusual, porque cualquier noticia relativa a órdenes de detención se hace pública tras su emisión o, al menos, tras el visto bueno de la sala de instrucción.

”¿Con qué chutzpah (insolencia o audacia) se atreve a comparar a los monstruos de Hamás con los soldados de las IDF, el ejército más moral del mundo?“. se preguntó Netanyahu. ”¿Con qué audacia se atreve a comparar a Hamás, que asesinó, quemó, masacró, violó y secuestró a nuestros hermanos y hermanas, con los soldados de las IDF, que libran una guerra justa sin parangón, con una moralidad inigualable?“, insistió Netanyahu, que también tachó la medida de Khan de ”distorsión absoluta de la realidad“ y un ejemplo del ”nuevo antisemitismo“ que se ha trasladado de los campus universitarios a La Haya.

Netanyahu prometió asimismo que el ”esfuerzo de la CPI por atarnos las manos fracasará“ porque ningún foro internacional ”nos impedirá golpear a quienes buscan nuestra destrucción“. Añadió que Israel derrocaría a Hamás y lograría la ”victoria total“.

El Primer Ministro habló de ”disgusto“ por la comparación de Khan entre los tribunales de Israel, respetados en todo el mundo, mientras que Hamás es un actor no estatal sin poder judicial independiente. Sugirió que Khan había creado ”una equivalencia moral retorcida y falsa entre los dirigentes de Israel y los secuaces de Hamás y subrayó que las órdenes de detención contra un Estado democrático “arrojarían una marca eterna de vergüenza sobre el tribunal internacional.”

“Las absurdas acusaciones del fiscal contra mí y contra el ministro de Defensa de Israel no son más que un intento de negar a Israel el derecho básico a la autodefensa”, un intento que “fracasará por completo”, subrayó. También socavará el derecho de “toda democracia a defenderse”, añadió. Netanyahu habló de una “decisión incendiaria” por parte de Khan.

Hamás ordenó incursiones simultáneas en territorio israelí el 7 de octubre de 2023, matando a más de 1.200 personas y tomando unos 252 rehenes, de los que 128 permanecen cautivos.

Khan también dijo que Sinwar, Haniyeh y Def eran culpables de crímenes de lesa humanidad. “Mi Oficina afirma que hay motivos razonables para creer que Sinwar, Deif y Haniyeh son penalmente responsables de la muerte de cientos de civiles israelíes en los ataques” del 7 de octubre, dijo. “Estos actos exigen la rendición de cuentas”, añadió al tiempo que señalaba que había motivos para creer que los rehenes habían sido objeto de violencia sexual y otros tratos atroces. A continuación, pidió la “liberación inmediata de todos los rehenes secuestrados en Israel y que regresen sanos y salvos con sus familias”.

Al solicitar estas órdenes, Khan afirmó: “Subrayamos una vez más que el derecho internacional y las leyes de los conflictos armados se aplican a todos. Ningún soldado de infantería, ningún comandante, ningún dirigente civil -nadie- puede actuar con impunidad. ”Así es como demostraremos, de forma tangible, que las vidas de todos los seres humanos tienen el mismo valor”, afirmó Khan.

De firmarse los documentos, Netanyahu se uniría a las filas de líderes mundiales marginales como el presidente ruso Vladimir Putin. Israel no es signatario del Estatuto de Roma que rige la CPI y no reconoce su jurisdicción. En caambio, Palestina se adhirió en 2015. En cualquier caso, si se emiten las órdenes de detención, cualquiera de los 124 Estados miembros del tribunal se verá obligado a arrestarlos si ponen un pie en su territorio.

Categorías: Política, Internacional.