MercoPress, in English

Martes, 7 de febrero de 2023 - 22:15 UTC

 

 

Jair Bolsonaro, mudo tras la derrota

Lunes, 31 de octubre de 2022 - 10:42 UTC
Lula también pidió la reanudación del ”diálogo con el Poder Judicial y el Legislativo Lula también pidió la reanudación del ”diálogo con el Poder Judicial y el Legislativo

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no pudo ser ubicado el domingo por la noche después de que el Tribunal Superior Electoral (TSE) confirmara su derrota frente al ex jefe de Estado Luiz Inácio Lula Da Silva.

Según medios brasileños, el ex capitán del Ejército no quiere recibir a nadie,... ni siquiera a sus aliados más cercanos“, escribió O Globo. ”Por teléfono, el teniente coronel Mauro César Cid, su ayudante de campo, informó que el jefe subió a su habitación y se iba a dormir“, agregó la publicación.

Bolsonaro pasó el día con su hijo Flavio en el Palacio de la Alvorada, y sólo pudo ser visitado por su compañero de fórmula, el general Walter Braga Netto, según Folha de S. Paulo. Las luces de la residencia presidencial estaban apagadas a última hora del domingo.

Los medios brasileños subrayaron la imprevisibilidad de Bolsonaro respecto a sus declaraciones sobre si aceptaría o no el resultado de las elecciones. Sin embargo, el presidente del TSE, Alexandre de Moraes, dijo que había hablado personalmente con Bolsonaro y que no había ”ningún riesgo real“ de que los resultados fueran impugnados.

De Moraes también dijo que había tenido una conversación con Lula, ya que felicitó a ambos candidatos por su participación. También elogió al presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, que ”nunca dejó de posicionarse a favor de la democracia y del sistema electoral.“

Por su parte, Lula dijo en su discurso de victoria que gobernará el país para todos los brasileños, no sólo para los que le votaron.

El líder sindicalista de izquierdas, que se convirtió en el primer político de la historia de Brasil en ser elegido tres veces, insistió en que la cuestión más urgente a resolver es el hambre.

Desde el Hotel Intercontinental de Sao Paulo, alrededor de las 21:00 horas del domingo, Lula agradeció a su equipo por el trabajo realizado y a Dios por permitirle llegar a este momento después de todo lo vivido. ”Esta elección sólo tiene un gran ganador: el pueblo brasileño. No es una victoria mía ni del PT, es un movimiento social que se ha formado sobre los políticos para que la democracia gane. La mayoría dijo que quiere más democracia y no menos, más inclusión social y no menos, más respeto y comprensión, y no menos; está pidiendo más libertad, fraternidad e igualdad en nuestro país“.

”La gente ha demostrado que quiere elegir quién va a gobernar su vida, quiere más derecho a protestar por hambre, porque su salario es insuficiente, porque no tiene acceso a la educación, ve que no hay perspectiva de futuro, quiere vivir bien, comer bien, un salario por encima de la inflación, salud, educación, libertad religiosa, libros en lugar de armas, tener acceso a todos los bienes culturales, quiere volver a tener esperanza. Así es como entiendo la democracia, la entiendo como algo que podemos construir en nuestras vidas. Es esa democracia la que el pueblo brasileño ha construido hoy, y es la democracia que vamos a intentar reconstruir“, prosiguió Lula.

”La rueda de la economía va a volver a girar, con salarios, con trabajo, con apoyo a los pequeños productores que hoy producen el 70% de los alimentos que llegan a nuestras mesas. Es necesario reforzar las políticas contra la violencia hacia las mujeres, y que ellas ganen el mismo salario que los hombres en el ejercicio de la misma función. Debemos enfrentar sin tregua el racismo y la discriminación para que blancos, negros e indígenas tengan los mismos derechos y oportunidades; sólo así podremos construir un Brasil de todos, cuya prioridad sea la gente que más necesita“, señaló.

”El 1 de enero gobernaré para los 215 millones de brasileños y no sólo para los que me votaron. Para mí, somos un país, un pueblo y una gran nación. No me interesa vivir en una familia donde reina la discordia, debemos reparar los lazos rotos por el odio, un país dividido en estado de guerra. Hoy necesita la paz, no quiere luchar más, está cansado de ver en el otro al enemigo y ser temido, es hora de dejar las armas que nunca debimos levantar; las armas matan y nosotros elegimos la vida“, indicó Lula.

”El desafío es inmenso: reconstruir este país en todos sus aspectos, especialmente en la atención a los más necesitados. Es necesario recuperar el alma del país, el respeto a la diversidad, el amor al prójimo, traer la alegría de ser brasileños y el orgullo de nuestra bandera, que no pertenece a nadie más que al pueblo brasileño“, insistió.

”Nuestro compromiso más urgente es acabar de nuevo con el hambre, no podemos aceptar que millones de mujeres y hombres no tengan nada que comer, somos el tercer productor de alimentos del mundo, el primero en proteína animal. Si tenemos una inmensa cantidad de tierra y somos capaces de exportar a todo el mundo, tenemos que garantizar que todos los brasileños puedan desayunar, comer y cenar“, subrayó.

”No podemos permitir que más familias sigan viviendo en la calle, y por eso vamos a retomar el programa Mi Casa, Mi Vida, los programas de inclusión que sacaron a 36 millones de brasileños de la pobreza. No es posible vivir con este muro de hormigón que separa a Brasil en partes desiguales que no se conocen, tienen que reencontrarse“, subrayó.

Lula también pidió la reanudación del ”diálogo con el Poder Judicial y Legislativo“.

En cuanto a la deforestación en la cuenca del Amazonas, Lula anunció que retomará el tema de las actividades ilegales en esa región, donde promoverá el desarrollo sostenible. ”Brasil y el planeta necesitan una Amazonia viva. Un árbol en pie vale más que la deforestación, un río limpio vale más que todo el oro extraído con agua contaminada con mercurio“, dijo.

”Controlaremos la vigilancia de la Amazonia y combatiremos cualquier actividad ilegal. Al mismo tiempo, promoveremos el desarrollo sostenible de las comunidades que viven allí y demostraremos una vez más que es posible generar riqueza sin destruir el medio ambiente. Estamos abiertos a la cooperación internacional para preservar la Amazonia, pero siempre bajo el liderazgo brasileño, sin renunciar a nuestra soberanía”, expresó el futuro mandatario.

 

Categorías: Política, Brasil.