MercoPress, in English

Lunes, 3 de octubre de 2022 - 04:27 UTC

 

 

Falklands, lunes asamblea pública clave relativa al proyecto del puerto nuevo

Sábado, 20 de agosto de 2022 - 10:38 UTC
 La actual terminal portuaria, FIPASS, funcionando desde la finalización del conflicto de 1982, y que está condenado al desguace La actual terminal portuaria, FIPASS, funcionando desde la finalización del conflicto de 1982, y que está condenado al desguace

El próximo lunes, 22 de agosto, a partir de las 17:00 horas tendrá lugar una asamblea pública en la Cámara de Comercio de las Islas Falkland para abordar el tema del puerto nuevo a construirse en la capital de las Islas, Stanley, el cual se ha convertido en tema de polémica pública por varias incertidumbres surgidas y/o falta de adecuada información al respecto del proyecto.

 El puerto nuevo, si bien la mayoría en las Islas entiende de su necesidad para una economía en crecimiento sostenido, se trata también del proyecto de infraestructura de mayor desembolso con fondos propios del Tesoro de las Islas, y de ahí una de las aprensiones.

Según se adelanta el objetivo de la asamblea será informar sobre la situación actual del proyecto, y los pasos por delante, seguido de una sesión abierta a preguntas y respuestas.

Desde ya se anticipa la presencia de los legisladores electos, al igual que jerarquías del aparato administrativo del gobierno de las Falklands, quienes tendrán que responder las inquietudes de los que concurran a la cita.

Los planos, cronograma, contrato y montos del proyecto para el puerto nuevo, ya han sido aprobados por el Consejo Ejecutivo de las Islas, pero la ronda de comunicaciones e información públicas por lo visto no se han manejado con la misma ductilidad y de ahí los cuestionamientos.

Por ejemplo, uno de los temas, el estudio del impacto medioambiental, presentado por la empresa constructora, no fue acogido positivamente por parte del instituto de investigaciones del Atlántico Sur, SAERI, reconocido internacionalmente y promocionado por el propio gobierno de las Islas.

Asimismo la construcción pasa por el desguace de la actual estructura portuaria, FIPASS, un armado de contenedores que están desde el fin de la guerra de 1982. La cuestión, qué empresa se encargará del desguace, y qué hacer con la chatarra, y dónde depositarla es otro desafío, pues pasaría por obligar a anular en parte una serie de invernáculos y tierras agrícolas vecinas a la terminal portuaria actual. Una empresa que provee a las Islas de muchas legumbres frescas durante todo el año, al igual que afectaría el suministro a las flotas pesqueras y los buques cruceros en el verano.

Igualmente el hecho que si bien las Islas disponen de cuentas ordenadas y un importante fondo de reservas (generado a partir de presupuestos superavitarios), igualmente no se descarta la necesidad de ir al mercado de capitales, --para lo cual las Islas recibieron las mejores calificaciones--, pero no necesariamente condice con una mentalidad conservadora que conoció de décadas difíciles, y siempre están presentes los nubarrones de tormenta que representa Argentina.

El hecho es que aún sin comenzar las obras, a razón de las demoras incluyendo la pandemia, ya se llevan invertidos más de £10 millones sin nada para mostrar.

Igualmente y contrariamente a lo que se afirmara en algún momento, en efecto podría haber empresas chilenas interesadas en el desguace de FIPASS, y alguna de ellas ya estarían en las Falklands para interiorizarse del trabajo.

En definitiva el ambiente en que se celebrará la asamblea el lunes podría muy bien estar teñida o influenciada por las críticas planteadas en una carta abierta por un ex legislador de las Islas, Roger Edwards.

“A medida que corre el tiempo estoy preocupado que este proyecto ha perdido su rumbo y se desliza de un desastre al próximo, al costo de varios millones de libras más”
“Por cierto es hora que la Oficina Contable comience a analizar el proyecto y la aparente ineptitud de quienes están involucrados y para que nuestros legisladores electos limpien el tema, o es que la nueva Asamblea Legislativa también ha sido forzada a firmar más cartas de ”confidencialidad”?? .