MercoPress, in English

Jueves, 7 de julio de 2022 - 07:30 UTC

 

 

Embajada de Israel en Uruguay dice que 747 venezolano estaba involucrado en tráfico de armas

Jueves, 23 de junio de 2022 - 10:12 UTC
La misión diplomática también destacó que a bordo había iraníes implicados “directamente en el tráfico de armas a Siria” y a la “organización terrorista Hezbolá del Líbano”  La misión diplomática también destacó que a bordo había iraníes implicados “directamente en el tráfico de armas a Siria” y a la “organización terrorista Hezbolá del Líbano”

La Embajada de Israel en Montevideo afirmó este miércoles que los tripulantes iraníes del Boeing 747-300 de bandera venezolana incautado por las autoridades argentinas en Buenos Aires estaban involucrados “en el tráfico de armas a Siria” y con la organización terrorista Hezbolá.

El Estado de Israel sigue con “preocupación” la llegada a Argentina de la aeronave que aún pertenece a la compañía iraní Mahan Air, sancionada por Estados Unidos por su participación “en el tráfico de armas, equipos y personas para la Fuerza Quds”.

“Este avión fue utilizado hasta hace poco por la compañía iraní Mahan Air, que opera vuelos para la Fuerza Quds en la ruta entre Teherán y Damasco”, señaló la embajada de Israel en Uruguay en un comunicado difundido este miércoles.

La misión diplomática también destacó que a bordo había iraníes involucrados “directamente en el tráfico de armas a Siria” y a la “organización terrorista Hezbolá del Líbano”. La embajada insistió además en que el capitán del avión era “un alto ejecutivo” de la aerolínea iraní Qushm Fars Air.

El comunicado señaló, por otra parte, que Israel estaba “especialmente preocupado” por la actividad de las compañías aéreas iraníes Mahan Air y Qeshm Fars Air en América Latina porque son “empresas que están involucradas en el tráfico de armas, equipos y personas para la Fuerza Quds, que están bajo sanciones de Estados Unidos”.

La misión israelí también destacó el “buen trabajo conjunto” y la “coordinación” de los países de la región, con la identificación por parte de Paraguay de “la potencial amenaza” que representaba la aeronave y su tripulación iraní, y también la determinación de ese país y de Uruguay de cerrar sus espacios aéreos e impedir el aterrizaje de la aeronave.

Para Israel, el caso del 747 de Emtrasur es “otro incidente” que demuestra los intentos de Irán de seguir estableciendo su “influencia en todo el mundo, así como en Sudamérica, como base de operaciones para actividades terroristas en el continente”.

Los fiscales argentinos imputaron al capitán del avión como sospechoso de terrorismo, después de que surgieran “varios indicios” que llevaron a las autoridades “a continuar la investigación” sobre el piloto y “de toda la tripulación que dependía de él, de la aeronave y de su carga.”

El ministro de Defensa uruguayo, Javier García, dijo el lunes ante la Comisión de Defensa del Senado que “sorprendió” que la tripulación hubiera solicitado prolongar su estancia en el país. Lo más “significativo” fue que la solicitud se basó en la supuesta necesidad de descanso.