MercoPress, in English

Jueves, 7 de julio de 2022 - 07:48 UTC

 

 

Fiscalía argentina investiga por terrorismo al capitán del 747 de Emtrasur

Miércoles, 22 de junio de 2022 - 10:33 UTC
La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) ha solicitado ser querellante en la causa  La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) ha solicitado ser querellante en la causa

Los fiscales argentinos han decidido imputar por presunto terrorismo al capitán iraní del Boeing 747-300 de bandera venezolana incautado en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, según se anunció el martes.

Según un informe del FBI, Gholamreza Ghasemi, que llegó con una tripulación de 19 personas, incluido él mismo, no es un homónimo sino el director general de la empresa Far Air Oeshm, vinculada a las Fuerzas Quds, un brazo de la Guardia Revolucionaria iraní.

“Con el avance de las tareas investigativas realizadas aquí, surgieron varios indicios que imponen la necesidad de continuar la investigación respecto de Ghasemi Gholamreza, de toda la tripulación que dependía de él, de la aeronave y de su carga, de acuerdo con las obligaciones del Estado argentino de prevenir y sancionar los actos de terrorismo”, dijo la fiscalía.

“Tales circunstancias irregulares llevan a indagar si el verdadero propósito de la llegada de la aeronave a nuestro país era exclusivamente transportar mercadería de autopartes, o si se basó en razones distintas a las alegadas y si puede constituir un acto de preparación para proveer bienes o dinero que pudieran ser utilizados para una actividad terrorista, su financiamiento u organización”.

Ghasemi también es sospechoso de haber participado en operaciones logísticas para ayudar a Hezbolá en el tráfico de armas y en el blanqueo de dinero.

“Fars Air Qeshm fue señalada por el Tesoro de Estados Unidos en 2019 debido a su participación directa en actividades terroristas y a la asistencia que presta a la Fuerza Quds y a la aerolínea iraní Mahan Air, que han sido señaladas como entidades terroristas”, según un informe. Sin embargo, el informe del FBI entregado a Argentina afirma que el documento era “sólo para fines de inteligencia”, y no para ser utilizado en procedimientos legales.

Aunque Gholamreza sigue siendo el principal sospechoso, la investigación debe centrarse también en todos los demás miembros de la tripulación, en la aeronave y en su carga, de acuerdo con las obligaciones del Estado argentino de prevenir y castigar los actos de terrorismo, se explicó. Los tripulantes se encuentran alojados en un hotel de la zona de Ezeiza, con prohibición de salir del país y con sus pasaportes retenidos por un juzgado federal.

La investigación se centra ahora también en el Boeing 747 de Emtrasur con matrícula venezolana YV-3531, y en si ese vuelo tenía otros fines más allá de transportar autopartes para la empresa Volkswagen.

El escándalo comenzó cuando el avión aterrizó en Argentina el 6 de junio y se le negó el reabastecimiento de combustible debido a las sanciones de Estados Unidos. Ahora la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) se presentó ante el Juzgado Federal de Lomas de Zamora, reclamó que se investigue a la tripulación de la aeronave por posibles vínculos con el terrorismo internacional y pidió ser considerada como querellante. “En atención a las características del hecho investigado y a que mi mandante no sólo es una entidad representativa de la comunidad judía argentina sino también una víctima directa del atentado [de 1994] a la sede de la AMIA-DAIA, entiendo que está debidamente legitimada para ser parte en esta acción”, señaló la presentación.

Categorías: Argentina, Internacional.