MercoPress, in English

Domingo, 27 de noviembre de 2022 - 05:03 UTC

 

 

La guerra en Ucrania aumentará la pobreza en América Latina, según la CEPAL

Miércoles, 8 de junio de 2022 - 10:05 UTC
América Latina “es una región que unida gana y separada pierde”, argumentó Cimilo  América Latina “es una región que unida gana y separada pierde”, argumentó Cimilo

La pobreza en América Latina crecerá hasta el 33,7% y la pobreza extrema hasta el 14,9% este año como consecuencia directa de la guerra entre Rusia y Ucrania, ha advertido la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En un estudio divulgado el lunes en su sede en Santiago de Chile, el organismo también pronostica que el conflicto hará que 7,8 millones de personas se sumen a los 86,4 millones que ya están en situación de pobreza extrema y sufren inseguridad alimentaria.
Según el informe Repercusiones en América Latina y el Caribe de la guerra en Ucrania: ¿cómo enfrentar esta nueva crisis?, “estos niveles son notoriamente superiores a los observados antes de la pandemia y hacen remota la posibilidad de una pronta recuperación”.
La inflación comenzó a aumentar en América Latina a mediados de 2021, debido principalmente a las ayudas concedidas durante la pandemia y al aumento del consumo. El pasado mes de abril, la inflación regional se disparó hasta el 8,1% y la mayoría de los bancos centrales prevén que seguirá siendo alta durante el resto del año.
“El impacto del aumento de los precios y del menor crecimiento sobre la pobreza será diferente en cada país. En Colombia, México, Paraguay y Brasil habrá un fuerte retroceso en la lucha contra la pobreza”, señaló el documento.
La organización señaló que la inflación “perjudica no sólo a los extremadamente pobres, sino también a los hogares de la distribución de ingresos medios y medios-bajos” porque “la proporción de alimentos en la estructura de consumo de los hogares aumenta a medida que disminuyen los ingresos”.
Para hacer frente al aumento sin precedentes de los precios de los alimentos, la CEPAL pide que no se restrinja el comercio internacional de alimentos y fertilizantes, que se mantengan o aumenten los subsidios a los alimentos y que se reduzcan o eliminen los aranceles a las importaciones de granos y otros productos básicos.

Además de la inflación, es muy preocupante “el contexto externo de incertidumbre y desaceleración de la actividad económica y el comercio en la región”.
Tras el repunte económico del 6,3 % registrado en 2021, el producto interior bruto (PIB) regional alcanzará un crecimiento medio anual del 1,8 % en 2022, según proyectó la CEPAL el pasado abril.

América Latina tiende así a volver al lento patrón de crecimiento del periodo 2014-2019, cuando la expansión media anual del PIB fue de solo un 0,3 %.

El aumento de los precios de las materias primas, el incremento de los costes de transporte y las interrupciones en las cadenas de suministro internacionales también afectarán a las exportaciones de la región. En diciembre de 2021, la CEPAL proyectó un aumento del 10% en el valor de las exportaciones regionales de bienes y un aumento del 9% en el valor de las importaciones.

Sin embargo, el aumento de los precios de varios de los principales productos comercializados por la región eleva la proyección para 2022 a una expansión del 23% tanto de las exportaciones como de las importaciones.

El Secretario Ejecutivo interino de la CEPAL, Mario Cimilo, dijo que “la situación actual no debe ser vista como un fenómeno aislado, ya que sus efectos se combinan con los causados por más de una década de crisis acumuladas: la crisis financiera internacional, las tensiones económicas entre Estados Unidos y China, y la pandemia” de COVID-19.

Cimilo también instó a las naciones a ”ampliar el espacio fiscal y aumentar los ingresos, permitiendo también aumentar las inversiones al mismo tiempo“ y ”aumentar el papel de la articulación regional en las respuestas a la crisis“.

”Es una región que unida gana y separada pierde en términos de alimentos, hidrocarburos, energía... Esto es algo que tenemos que tener muy claro si queremos avanzar hacia la integración regional”, añadió.