MercoPress, in English

Viernes, 12 de agosto de 2022 - 02:06 UTC

 

 

La Reina saluda a la multitud desde el balcón al comienzo del Jubileo de Platino

Jueves, 2 de junio de 2022 - 19:49 UTC
“Sigo inspirada por la buena voluntad que se me ha mostrado”, dijo una soberana agradecida a través de un comunicado “Sigo inspirada por la buena voluntad que se me ha mostrado”, dijo una soberana agradecida a través de un comunicado

La Reina Isabel II estaba radiante cuando apareció en el balcón del Palacio de Buckingham tras el desfile Trooping the Colour, que marcó la apertura del Jubileo de Platino de la Monarca, cuyas celebraciones están previstas hasta el 5 de junio.

Aunque los jubileos no son infrecuentes en la historia británica, el de este año significa que la soberana más longeva ha cumplido 70 años en el trono, algo que ningún otro monarca británico había logrado antes.

La Reina, de 96 años, parecía en buena forma a pesar de tener que apoyarse ocasionalmente en un bastón, algo que lleva haciendo desde hace unos meses por problemas de movilidad. Primero apareció sola y al rato se le unieron miembros de la familia real. El primero en situarse junto a ella en el lugar que ocupaba el difunto Duque de Edimburgo fue el Duque de Kent, primo mayor de Su Majestad, con quien la Reina inspeccionó a las tropas desplegadas en el patio interior del Palacio.

Después llegó el príncipe Carlos de Gales, heredero del trono, y a continuación otros miembros “activos” de la familia, que saludaron a la multitud: El príncipe Carlos y la duquesa Camilla; el príncipe Guillermo y la duquesa Kate y sus tres hijos; la princesa Ana y su marido, el vicealmirante Sir Tim Laurence; y el hijo menor de la reina, el príncipe Eduardo, conde de Wessex, su esposa la condesa Sofía y sus dos hijos adolescentes, James, vizconde de Severn, y Lady Louise Windsor. También estaban en el balcón los primos de la reina, el duque y la duquesa de Gloucester, el duque de Kent y la princesa Alexandra.

El príncipe Eduardo, duque de Kent, de 86 años, es primo de la reina. Desde la muerte del príncipe Felipe el año pasado, el duque es el miembro masculino de la realeza de mayor edad de la generación de la reina y ha sustituido ocasionalmente a la monarca en actos oficiales.

El desfile fue presidido a caballo por primera vez por Carlos, con su primogénito Guillermo y la princesa Ana, segunda hija de Isabel, flanqueándole. Fue la primera vez en el reinado de Isabel que la Reina no presidió personalmente el desfile. La última vez que algo así tuvo lugar fue en 1951, cuando Isabel, aún princesa, sustituyó a su enfermo padre, el rey Jorge VI, que estaba demasiado grave para cabalgar.

El Príncipe Carlos, en su papel de Coronel de la Guardia Galesa, el Príncipe Guillermo, en su papel de Coronel de la Guardia Irlandesa, y la Princesa Ana, en su papel de Coronel de los Azules, montaron brillantes caballos negros a lo largo de The Mall durante la ceremonia de Trooping the Colour, en la que participaron unos 1.500 soldados, 240 caballos y 400 músicos, desde el Palacio de Buckingham y bajando por The Mall hasta el Horse Guard's Parade, junto a los miembros de la realeza a caballo y en carruajes. La Reina, que solía asistir a caballo, observó la ceremonia desde el palacio.

Cuando la familia real salió al balcón, el estandarte real fue sustituido por la Union Jack, confirmando la presencia de la soberana.

La tradición Trooping the Colour, de 260 años de antigüedad, suele cerrar las celebraciones públicas del cumpleaños real, en una fecha distinta a la real.

La celebración comenzó el jueves a las 10 de la mañana. Las multitudes se agolparon para honrar a una monarca que ha soportado un año y medio de sinsabores: Perdió a su marido de 73 años, el Príncipe Felipe. Además de contagiarse del COVID-19 a su edad, también se ha enfrentado a una creciente fragilidad física, dependiendo cada vez más de su hijo mayor para presidir compromisos oficiales.
“Gracias a todos los que han participado en la convocatoria de comunidades, familias, vecinos y amigos para celebrar mi Jubileo de Platino, en el Reino Unido y en toda la Commonwealth”, dijo la Reina en un comunicado.

“Me sigue inspirando la buena voluntad que se me ha demostrado, y espero que los próximos días sean una oportunidad para reflexionar sobre todo lo que se ha logrado durante los últimos 70 años, mientras miramos al futuro con confianza y entusiasmo”.

Llegados desde Estados Unidos, el Príncipe Harry de Sussex y su esposa Meghan habrían observado desde una ventana como miembros no activos de la familia real.

El príncipe Andrés no asistió a las festividades del día. Más tarde se anunció que había dado positivo en la prueba del coronavirus.

El desfile militar, que inauguró oficialmente las celebraciones, concluyó con la Reina, junto a los tres próximos reyes -Carlos, Guillermo y su hijo Jorge- viendo pasar a los Red Arrows de la RAF.

 

Categorías: Política, Internacional.