MercoPress, in English

Viernes, 19 de agosto de 2022 - 18:22 UTC

 

 

Oposición argentina se apropia de marcha ruralista a Plaza de Mayo

Lunes, 25 de abril de 2022 - 10:22 UTC
”No hemos venido hasta aquí para pedir que nos den una mano sino para que nos saquen las dos de encima”, dijeron los productores rurales ”No hemos venido hasta aquí para pedir que nos den una mano sino para que nos saquen las dos de encima”, dijeron los productores rurales

Los líderes de la oposición argentina de Juntos por el Cambio (JxC) se transformaron en protagonistas del tractorazo del sábado hacia la Plaza de Mayo de Buenos Aires con el que los productores rurales protestaron contra varias medidas del gobierno del presidente Alberto Fernández.

Pero con la presencia del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, entre otras figuras destacadas del partido, todo el esfuerzo por parte de las agrupaciones cuya economía ha sido afectada terminó pareciendo un mitin político más: no quedó claro si JxC apoyó los reclamos de la gente o si fue al revés y los productores rurales apoyaron la campaña presidencial de 2023 de los políticos de, como dijo un transeúnte a MercoPress, se mostraron “Juntos por la Foto”.

Mientras miles de manifestantes recorrían con sus tractores la Avenida del Libertador en dirección a la Casa Rosada, los partidarios de JxC y los simpatizantes con la causa de los productores rurales eran difíciles de distinguir.

”No hemos venido hasta aquí para pedir que nos den una mano sino para que nos saquen a los dos de encima (...) No estamos dispuestos a seguir financiando la soga con la que nos están ahorcando“, dijeron los manifestantes una vez que llegaron a Plaza de Mayo en relación al aumento de impuestos y costos.

”Lamentablemente no podemos aprovechar los precios internacionales para seguir sosteniendo al país”, se quejó el dueño de un establecimiento de cría de gallinas y cerdos citado por la Deutsche Welle.

Según un estudio de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), el 64,9% de los ingresos de los productores agropecuarios se destina a impuestos, la mayor parte de ellos por derechos de exportación.

Los manifestantes también mostraron su temor por los nuevos planes impositivos anunciados por el ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre los llamados “ingresos extraordinarios”, que se aplicarán a las empresas que el año pasado tuvieron beneficios superiores a los 1.000 millones de dólares (unos 5 millones de dólares al cambio no oficial) como consecuencia de la guerra de Ucrania. Según Guzmán, la medida alcanzaría sólo al 3,2% de las empresas que operan en el país.

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, dijo a Clarín que los productores argentinos vendieron su producción antes de que los precios se dispararan en todo el mundo y que ahora afrontarán la próxima cosecha con un aumento del 60% en el precio de los fertilizantes. “Si hay algún reclamo que hay que atender, lo vamos a atender y lo vamos a escuchar”, explicó Domínguez.

“¡Viva la patria!”, corearon los agricultores al llegar a la Plaza de Mayo desde distintas zonas rurales productoras, principalmente de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.

Argentina es uno de los mayores exportadores de alimentos del mundo y la participación de este sector en la economía se ha incrementado aún más en los últimos años debido al impacto de la pandemia de COVID-19 y la guerra en Ucrania.

Más del 70% de los ingresos de Argentina en divisas proviene de las exportaciones agrícolas, que han aumentado casi un 60% interanual en los últimos tiempos debido a la pandemia de COVID-19 y a la invasión de Rusia a Ucrania. De ahí que el gobierno federal considere esos ingresos como fuentes potenciales para seguir financiando un Estado cada vez más sobredimensionado que apoya un sinfín de iniciativas, la mayoría de ellas reñidas con el progreso económico, como las interminables ayudas a los desempleados o a diversos grupos minoritarios.

Sin embargo, el gobierno de Fernández ha prometido no ceder a las presiones de la facción kirchnerista dentro del gobierno del Frente de Todos (FdT), que responde a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) y a su hijo, el diputado Máximo Kirchner.

La movilización no tuvo líderes formales, por lo que la presencia de políticos de JxC le restó legitimidad, a pesar del apoyo de los ciudadanos de a pie en las calles y también en las redes sociales.

Los campesinos quieren “trabajar, exportar y producir más; siempre vamos a estar del lado del trabajo y por eso los acompañamos”, publicó Rodríguez Larreta en Twitter.

“El gran motor del país será fundamental para que volvamos al buen camino en 2023″, dijo el ex presidente Mauricio Macri, que bajó los impuestos al inicio de su mandato, pero los volvió a implantar después de que el país entrara en crisis, en 2018.

Los campesinos fueron aplaudidos por los miles de manifestantes que se sumaron a la movilización haciendo sonar las bocinas de sus autos o se sumaron a la peregrinación a pie, envueltos en banderas argentinas y agitando la Constitución nacional.

La mayoría de las pancartas e insultos que se escucharon durante la concentración estaban dirigidos a CFK.

Mientras se desarrollaba la caravana de tractores, el presidente Fernández participó en un acto del Movimiento Evita, en el que dijo que ”los que más ganan deben aportar más y los que menos tienen deben recibir lo que se merecen”.

Las principales entidades rurales se han mantenido al margen de la marcha y preservan líneas de diálogo con el Gobierno.

Categorías: Agricultura, Política, Argentina.
Tags: Plaza de Mayo.