MercoPress, in English

Jueves, 11 de agosto de 2022 - 10:44 UTC

 

 

Niegan último recurso de Assange; no hay trabas para su extradición

Martes, 15 de marzo de 2022 - 10:00 UTC
Assange ahora enfrenta una dura sentencia de prisión en los Estados Unidos por espionaje Assange ahora enfrenta una dura sentencia de prisión en los Estados Unidos por espionaje

La Corte Suprema de Gran Bretaña rechazó este lunes una solicitud del fundador de Wikileaks, Julian Assange, para revisar su caso. La decisión ha agotado las alternativas procesales del Reino Unido y ahora está despejado el camino para que el ciudadano australiano de 50 años sea extraditado a los Estados Unidos.

Wikileaks fue la mayor filtración de mensajes diplomáticos confidenciales de la historia y por eso, Assange se arriesga a una dura sentencia por la divulgación de documentos que contienen información sobre crímenes de guerra cometidos por las fuerzas armadas estadounidenses en Irak y Afganistán.

La Corte Suprema encontró inexistentes los motivos alegados por la defensa de Assange para buscar un nuevo veredicto.

Tras el fallo del lunes, el caso de Assange ahora va al Ministerio del Interior para la autorización final de extradición en unas pocas semanas, que la secretaria Priti Patel estaría dispuesta a aprobar sin reservas.

La jueza Valeria Baraister había negado en primera instancia la extradición de Assange, basándose en las condiciones de salud y psicológicas del activista australiano, que pasó siete años como refugiado en la embajada de Ecuador en Londres y luego tres años más en la penitenciaría londinense de máxima seguridad de Belmarsh en espera de un juicio.

Baraister tomó esa decisión a pesar de los controvertidos cargos de violación presentados contra Assange desde Suecia y considerando un informe pericial de que estaba en riesgo de suicidio si lo entregaban a Estados Unidos.

Pero en diciembre, un Tribunal de Apelaciones anuló ese fallo y aceptó las garantías de las autoridades estadounidenses de que Assange sería tratado con justicia. También se comprometieron a asegurarse de que Assange no fuera recluido en régimen de aislamiento, además de buscar una sentencia por debajo del máximo legal, e incluso insinuaron que podrían permitir que Assange cumpla parte de su sentencia en su Australia natal.

Mientras se refugiaba en la embajada de Ecuador en Londres, Assange tuvo hijos con la abogada sudafricana Stella Morris, con quien finalmente se casó.

En EE.UU., Assange está acusado no solo del presunto delito de complicidad en el hackeo de los archivos del Pentágono, sino también de violar las leyes estadounidenses sobre espionaje al publicar documentos confidenciales. De ahí el apoyo a Assange de activistas de derechos humanos vinculados a la ONU y ONG como Amnistía Internacional o Reporteros sin Fronteras.

Categorías: Política, Internacional.