MercoPress, in English

Viernes, 2 de diciembre de 2022 - 06:56 UTC

 

 

Pueblo uruguayo fundado por colonos rusos golpeado emocionalmente por la guerra

Miércoles, 9 de marzo de 2022 - 10:54 UTC
La carne en conserva de San Javier alguna vez alimentó a los soviéticos que luchaban contra los alemanes nazis La carne en conserva de San Javier alguna vez alimentó a los soviéticos que luchaban contra los alemanes nazis

Los residentes de la ciudad uruguaya de San Javier no son como cualquier otro pueblo sudamericano. Al menos no cuando Rusia está involucrada en lo que parece ser el conflicto armado más grande hasta ahora en el siglo XXI. San Javier fue fundado por inmigrantes rusos a principios del siglo XX. Para los locales, Rusia sigue siendo su Madre Patria.

Aunque actualmente pocas personas hablan ruso o incluso llevan nombres rusos, los uruguayos de San Javier están orgullosos de su herencia y se jactan de su ayuda a las tropas soviéticas que lucharon contra la Alemania nazi en Stalingrado. San Javier alimentó a los rusos durante esa difícil situación. (Léase también https://es.mercopress.com/2021/08/09/ciudad-uruguaya-muestra-apoyo-historico-a-tropas-sovieticas-durante-batalla-de-stalingrado ). Pero esta vez denuncian con firmeza la invasión de Ucrania.

San Javier tiene varias inscripciones cirílicas en exhibición, un centro cultural “Máximo Gorki” y cinco muñecas matryoshka gigantes en la plaza central. Todo apunta a una historia “única en Uruguay y Sudamérica”, dice Leonardo Martínez, teniente de alcalde del pueblo de 1.800 habitantes. La oficina del alcalde afirma que un “alto porcentaje” de los habitantes actuales desciende de los colonos rusos, aunque con el tiempo el pueblo ha visto una mezcla de personas y culturas, como el país en su conjunto.

En 1913 llegaron a Montevideo 300 familias originarias de la región occidental de Voronezh seguidores de la secta cristiana “Nuevo Israel”, que era perseguida por la Rusia zarista. Unos meses después, alrededor de 600 personas se instalaron en San Javier, a orillas del río Uruguay. Fue la colonia agrícola rusa autónoma más grande de América del Sur y rápidamente se convirtió en un gran éxito.

“Mirando las fotos sentimos un poco de nostalgia... por el gran sacrificio que hicieron”, dijo Martínez, de 43 años, bisnieto de un colono original.

El pueblo tiene su propio museo, un sitio turístico por su historia rusa. Pero a pesar de esos lazos, en sus calles no se encuentra ni una sola bandera o pancarta proclamando el partidismo. “No he visto un apoyo explícito en San Javier” para ninguno de los dos países, dijo Martínez sobre la guerra entre Rusia y Ucrania a más de 10.000 kilómetros (6.200 millas) de distancia. “Estamos en contra de la guerra, eso es obvio”, dijo. “Contra todos los conflictos armados”.

Leonardo Lorduguin, un residente de San Javier de 22 años, ha creado una página de Facebook dedicada a su pueblo. Está fascinado por el idioma ruso, que ha estado aprendiendo durante dos años, uno de los pocos de su generación que lo habla. Pero no se comprometería con ninguno de los bandos en el conflicto actual. Insiste en que los primeros pobladores vinieron de la “Gran Rusia”.

“En 1913 solo vinieron rusos pero algunos tenían nombres ucranianos. Llegaron a Montevideo y les dijeron que había una colonia rusa en San Javier”, dijo Lorduguin, recitando los apellidos rusos y ucranianos de algunos pobladores.

Alejandro Sabelin, de 80 años, es uno de los pocos aldeanos que habla ruso además del español. Su padre nació en San Javier tres meses después de la llegada de sus abuelos. Reconoce que la lengua se está perdiendo en la comunidad. Sus propios hijos entienden el ruso mejor de lo que lo hablan. “Lamento mucho lo que está pasando porque es casi como matar a tus hermanos”, dijo sobre la invasión de Rusia a su vecino.

Aunque nunca ha visitado la tierra natal de sus abuelos, Sabelin dice: “Nunca dejaré de apoyar a Rusia”. Pero “la guerra es horrible, es horrible lo que está pasando”, añade. (Fuente: AFP)

Categorías: Política, Internacional, Uruguay.