MercoPress, in English

Miércoles, 30 de noviembre de 2022 - 03:11 UTC

 

 

Ecologistas logran interrumpir crédito de BID a Marfrig por deforestación en Amazonas

Jueves, 3 de marzo de 2022 - 09:39 UTC
A Marfrig se le retiró un préstamo de US$ 200 millones del BID, supuestamente por estar fomentando la deforestación en el Amazonas.  A Marfrig se le retiró un préstamo de US$ 200 millones del BID, supuestamente por estar fomentando la deforestación en el Amazonas.

Los grupos ecologistas están con mucha fuerza en sus planteamientos y campaña mundial al extremo que organismos multilaterales se han mostrado a tono con esa tendencia. Una de esas víctimas ha sido el poderoso grupo multinacional de Brasil, productor y procesador de proteínas, Marfrig al cual se le retiró un préstamo de US$ 200 millones del BID, supuestamente por estar fomentando la deforestación en el Amazonas.

Por lo visto el área del sector privado del Banco Interamericano de Desarrollo desechó el préstamo luego de recibir numerosas quejas de distintos grupos de influencia.

En un principio, se postergó de diciembre de 2021 a mayo de 2022 una votación acerca del financiamiento. Empero por ahora el BID no logró llegar a un acuerdo con la productora de carne respecto a las metas ambientales ni sobre la financiación del préstamo. De ahí que por el momento, el proyecto se archivó y no será sometido a votación, según informaron desde la página oficial del BID.

Distintas ONG ecologistas, como la española Amigos de la Tierra, iniciaron una serie de presiones al BID para que desechara el préstamo durante el 2021, argumentando que este proyecto no respetaría las políticas de sostenibilidad de la entidad financiera.

Durante años, el Grupo Marfrig y sus competidoras, como JBS, se comprometieron a descartar de sus cadenas de suministros a animales que han nacido o se criaron en sitios deforestados.

Las dos productoras de carne insisten que elevan los estándares para sus proveedores, sin embargo, un informe realizado por Bloomberg publicado en enero de 2022 muestra que están practicando “greenwashing” sobre el origen de los animales y trabajan en un sistema legal plagado de vacíos.

La deforestación del bosque tropical del Amazonas se encuentra en el nivel más alto en más de una década, cerca del 70% de las tierras despejadas se convierten ilegalmente en terrenos de pastoreo para animales.

El polémico préstamo, que se dividía en US$ 43 millones procedentes de Inter-American Investment Corporation y US$ 157 millones sindicados, fue anunciado a principios del año pasado para financiar el llamado Plan Verde Plus (Verde+) de la productora brasileña, el cual estaba dirigido a impulsar la sostenibilidad de la cadena de suministro de carne vacuna.

La compañía declaró que el proyecto ya se desestimó y no realizó ningún comentario sobre el tema. El BID por su parte señaló que acordaron mutuamente que las condiciones no eran las mejores para continuar con el préstamo luego de realizar una investigación más detallada del Plan Verde Plus.