MercoPress, in English

Miércoles, 7 de diciembre de 2022 - 14:22 UTC

 

 

Fiscal de la CPI no investigará a Evo por bloqueos de carreteras bolivianas en 2020

Martes, 15 de febrero de 2022 - 10:30 UTC
No se cumplieron los criterios para la participación de la CPI, dijo Khan No se cumplieron los criterios para la participación de la CPI, dijo Khan

La Corte Penal Internacional (CPI) con sede en la ciudad holandesa de La Haya se negó a investigar al expresidente boliviano Evo Morales por presuntos crímenes de lesa humanidad, se anunció este lunes.

La CPI no iniciará una investigación sobre la participación de Morales -o de sus seguidores- en un bloqueo de carretera que impidió el paso de camiones cisterna de oxígeno en 2020 durante el inicio de la pandemia de COVID-19.

El gobierno boliviano, entonces dirigido por la entonces presidenta interina Jeanine Áñez actualmente en desgracia, solicitó a la CPI en septiembre de 2020 que profundizara en lo que, según ellos, había causado la muerte de 40 pacientes con coronavirus porque el oxígeno no pudo llegar a tiempo a los hospitales.

El fiscal jefe de la CPI, Karim Khan, dijo que no abriría una investigación formal porque los presuntos actos no estaban dentro de la jurisdicción del tribunal. “Luego de una evaluación exhaustiva e independiente de la información disponible para mi oficina, he determinado que no se cumplen los criterios establecidos en el Estatuto de Roma para abrir una investigación”, dijo Khan en un comunicado.

“He llegado a la conclusión de que la supuesta conducta no satisface los elementos contextuales de los crímenes de lesa humanidad”, agregó. El Estatuto de Roma establece las pautas bajo las cuales la CPI debe actuar en casos de crímenes atroces cometidos en todo el mundo.

Los estados pueden presentar formalmente sus casos ante la CPI, que realiza una evaluación preliminar antes de decidir si inicia una investigación completa.

La administración de Áñez había afirmado que Morales y los organizadores de un bloqueo de carreteras impidieron deliberadamente la pronta entrega de suministros médicos a los hospitales durante 12 días.

El bloqueo comenzó en septiembre de 2020 luego de que el gobierno pospusiera las elecciones en varias ocasiones. Khan dijo que algunos manifestantes “pueden haber actuado de manera imprudente”, aunque los líderes de la protesta los instaron a dejar pasar las drogas. Incluso si se hubieran probado los presuntos actos, estos no se habrían calificado como un “ataque” coordinado contra la población civil y, por lo tanto, como crímenes de lesa humanidad, dijo Khan.

Agregó que sus conclusiones “no deben ser consideradas como una toma de posición sobre ninguno de los hechos o dinámicas relacionadas con los hechos alegados o sobre la experiencia que el pueblo de Bolivia tuvo de esos hechos”.