MercoPress, in English

Lunes, 8 de agosto de 2022 - 11:13 UTC

 

 

De tal padre tal hijo: Trudeau declara emergencia canadiense

Martes, 15 de febrero de 2022 - 10:05 UTC
El último primer ministro en declarar una emergencia similar fue Pierre Trudeau (padre de Justin) en 1970. El último primer ministro en declarar una emergencia similar fue Pierre Trudeau (padre de Justin) en 1970.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, declaró este lunes una emergencia pública nacional para justificar legalmente el uso de la fuerza con el fin de poner fin a las protestas contra sus restricciones frente a la COVID-19.

Este recurso extremo había sido utilizado por última vez por el entonces primer ministro Pierre Trudeau -padre de Justin- durante la llamada “Crisis de Octubre” en 1970, cuando un político canadiense y un diplomático británico fueron secuestrados por un grupo terrorista conocido como el Frente de Liberación de Quebec. Antes de eso, una medida tan extrema se aplicó sólo durante las dos guerras mundiales.

Las manifestaciones, encabezadas en gran parte por camioneros que se oponían a la vacunación y las pruebas continuas al cruzar la frontera con Estados Unidos, han paralizado el comercio en la capital del país, Ottawa, así como los intercambios con el único país vecino continental de Canadá.

Bajo la medida de Trudeau, el Gobierno ahora puede suspender temporalmente las libertades civiles para restaurar el orden público. Pero se necesita la aprobación parlamentaria dentro de una semana para que la decisión se mantenga.

Las protestas comenzaron el 29 de enero cuando cientos de camioneros se reunieron en Ottawa para mostrar su rechazo al mandato de vacunación o cuarentena de Trudeau, así como a otras restricciones pandémicas, además de otras políticas de la administración de turno.

Las protestas “están perjudicando nuestra economía y poniendo en peligro la seguridad pública”, dijo Trudeau en una conferencia de prensa. “No podemos permitir que continúen estas actividades peligrosas e ilegales”.

El llamado “Convoy de la Libertad” provocó pérdidas millonarias a los dos países vecinos y afectó especialmente a la industria automotriz.

“Estos bloqueos son ilegales, y si todavía estás participando, ahora es el momento de irse a casa”, dijo Trudeau. El Primer Ministro invocó la Ley de Emergencias de 1988, que permite al gobierno federal anular la autoridad de las provincias. También dijo que las nuevas medidas de emergencia “serán limitadas en el tiempo, geográficamente específicas, así como razonables y proporcionadas a las amenazas que deben abordar”.

Una versión anterior de la ley se usó en 1970 después de que un grupo militante de separatistas de Quebec secuestró a un diplomático británico y un ministro del gabinete provincial.

La policía canadiense despejó un convoy de vehículos que bloqueaban el Puente Ambassador que conecta Canadá y Estados Unidos entre Windsor y Detroit después de que la provincia de Ontario declarara el estado de emergencia para disolver la manifestación. Los convoyes han bloqueado varios cruces fronterizos más pequeños con Estados Unidos.

El primer ministro de Ontario, Doug Ford, dijo este lunes que levantaría varias restricciones pandémicas en la provincia, pero afirmó que no cedía ante la presión de las manifestaciones. Entre sus medidas está el levantamiento del requisito de prueba de vacunación en dos semanas, antes de lo programado originalmente. “Dado lo bien que le ha ido a Ontario en la ola de Ómicron, podemos acelerar nuestro plan de reapertura”, dijo Ford.

El movimiento de protesta canadiense se ha reflejado en otros países, como Israel, Nueva Zelanda, los Países Bajos. Bélgica y Francia, mientras que ya hubo un conflicto entre camioneros que intentaban cruzar de Argentina a Chile, ya que este último endureció sus protocolos sanitarios, lo que provocó largas demoras que afectaron gravemente los servicios de todos los exportadores del Mercosur que intentaban llegar a los puertos de la costa del Pacífico.

En Ottawa, las filas de manifestantes aumentaron. La policía dijo que eran 4.000 manifestantes. La ciudad ha visto eso los fines de semana pasados, y la música a todo volumen sonaba mientras la gente se paseaba por el centro donde los manifestantes contra las vacunas han estado acampados desde finales de enero.

Trudeau ha rechazado hasta ahora los llamados a usar el ejército, pero dijo que “todas las opciones están sobre la mesa” para poner fin a las protestas que han afectado la economía en ambos lados de la frontera. Trudeau dijo que los manifestantes eran un grupo “marginal” de la sociedad canadiense.

La policía de Ottawa dijo en un comunicado el sábado por la noche que se había establecido un centro de comando conjunto junto con la Policía Provincial de Ontario y la Real Policía Montada de Canadá. Dijeron que eso reforzaría las capacidades de aplicación que habían sido limitadas por “preocupaciones de seguridad, derivadas del comportamiento agresivo e ilegal de muchos manifestantes, capacidades limitadas de aplicación de la policía”.