MercoPress, in English

Jueves, 1 de diciembre de 2022 - 12:39 UTC

 

 

Problemas de producción de gas en Bolivia significan colapso de reservas argentinas

Jueves, 27 de enero de 2022 - 19:56 UTC
Las autoridades argentinas ya hablan de un “colapso” de las reservas de gas Las autoridades argentinas ya hablan de un “colapso” de las reservas de gas

Justo cuando el acuerdo entre IEASA y la boliviana YPFB por el suministro de gas está a punto de finalizar (31 de enero), a Argentina se le ha ofrecido un 35% menos para el invierno en comparación con años anteriores, se informó.

La estatal boliviana se ha propuesto bombear nueve millones de metros cúbicos por día (MMmcd), un 35,71% menos que el gas enviado el año pasado, cuando alcanzó los 14 MMmcd.

YPFB afirma que la reducción se debió a una caída en la productividad, lo que haría inalcanzable la marca de 14 millones de m3/día, mientras que la empresa cree que sí podrá alcanzar los 9 millones de m3 diarios.

Según el acuerdo actual, Bolivia debe enviar más de 14 MMm3/d de gas natural para la temporada de invierno y 8 millones para la de verano, also que YPFB ya tuvo problemas para cumplir en octubre por problemas de producción en Campo Margarita.

La nueva oferta plantea un serio problema a Ieasa y a las autoridades argentinas, ya que el déficit de 5 millones de m3 tendría que ser reemplazado por gas natural licuado (GNL), más costoso y que debe importarse de otros lugares, además de que no es apto para todas las centrales termoeléctricas en Argentina. En consecuencia, el suministro eléctrico local también estaría en peligro.

“La imposibilidad boliviana, por la caída de la producción, preocupa a los negociadores argentinos ya que la diferencia debe ser gas natural licuado (GNL) importado de ultramar a precios hasta cuatro veces más caros, más el transporte desde la costa bonaerense hasta provincias del norte, informó Radar Energético.

Las autoridades argentinas ya hablan de un “colapso” de las reservas de gas, dado que esperaban comprar 12 millones de m3/día y no dos tercios de esa cantidad, que está muy por debajo de las expectativas.

Bolivia y Argentina deben negociar antes del 31 de enero la nueva adenda al contrato de compraventa de gas natural.