MercoPress, in English

Lunes, 23 de mayo de 2022 - 08:19 UTC

 

 

COVID-19 y disturbios militares hacen subir el precio del crudo Brent

Martes, 18 de enero de 2022 - 20:45 UTC
Los países de la OPEP+ han estado suavizando lentamente los recortes de producción establecidos para respaldar los precios cuando la demanda se había desplomado en 2020 Los países de la OPEP+ han estado suavizando lentamente los recortes de producción establecidos para respaldar los precios cuando la demanda se había desplomado en 2020

La cotización internacional del crudo Brent subió este martes un 1,6 % a casi US $ 88 por barril, su marca más alta desde fines de 2014, en medio de numerosos problemas de suministro tanto por la pandemia de COVID-19 como por episodios bélicos en Medio Oriente, se informó.

Las tensiones militares entre Rusia y Ucrania y los rebeldes hutíes respaldados por Irán que mataron a tres personas en un ataque en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, Abu Dhabi, se han sumado a la incertidumbre que ha ayudado a impulsar los precios al alza.

Mientras tanto, el precio del crudo de referencia estadounidense, West Texas Intermediate, subió más del 2% a más de US $ 85 por barril.

Tras las cifras del martes, Goldman Sachs prevé que el precio del petróleo podría repuntar a US $ 100 para el tercer trimestre de 2022, se informó. La compañía también dijo en una nota que anticipaba precios del Brent en US$ 90 por barril en el primer trimestre de 2022, US$ 95 en el segundo trimestre y US$ 100 por barril en los dos últimos trimestres del año.

“Lo que es más importante, no pronosticamos que el Brent cotizará por encima de los 100 dólares por barril con el argumento de quedarse sin petróleo, ya que los recursos de esquisto aún son grandes y elásticos”, dijo la correduría en una nota del 17 de enero.

Los futuros del crudo Brent de referencia tocaron máximos de US $ 88 por barril el martes, su nivel más alto desde el 30 de octubre de 2014. Los precios han estado subiendo desde los mínimos de $ 68 a principios de diciembre, ya que la demanda se mantuvo fuerte.

El ataque del grupo Houthi de Yemen y la posibilidad de una represalia solo han contribuido al alza que, según los expertos, puede continuar.

“Los fundamentos sólidos han revertido el colapso del precio del petróleo del año pasado, con el mercado permaneciendo en un déficit sorprendentemente grande ya que el impacto de la demanda de ómicron es mucho menor (y probablemente más breve) que el de delta, excluyendo a China. Si bien el impacto en la demanda china será grande debido a su política de cero covid, lo vemos compensado por una fuerte demanda en el 4T21, la sustitución de gas por petróleo y decepciones en el suministro. Esperamos que la extracción de inventario se reduzca pero persista hasta el 1T22, con un superávit global en el 2T22 menor que el estacional de 0,4 mb/d”, dijo Goldman Sachs.

En este escenario, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, también conocidos como OPEP+, han estado suavizando lentamente los recortes de producción establecidos para respaldar los precios cuando la demanda se desplomó en 2020.

 

Categorías: Economía, Energía, Internacional.