MercoPress, in English

Jueves, 20 de enero de 2022 - 20:11 UTC

 

 

Ola de calor podría elevar temperaturas a casi 50ºC en Sudamérica

Miércoles, 12 de enero de 2022 - 21:09 UTC
En Uruguay, los primeros días de 2022 ya estuvieron marcados por aterradoras imágenes de incendios en varias zonas del país. En Uruguay, los primeros días de 2022 ya estuvieron marcados por aterradoras imágenes de incendios en varias zonas del país.

Una ola de calor sin precedentes atraviesa América del Sur y se pronostica que algunas ciudades de Argentina, Uruguay y Paraguay podrán registrar temperaturas alrededor de los 50ºC, se informó, mientras que los 40ºC parecen haberse convertido en la nueva normalidad.

Buenos Aires y Montevideo alcanzaron esa marca el martes, mientras que la ciudad de San Antonio Oeste, en la Patagonia argentina, registró el lunes 42,8ºC. Para la capital argentina fue la temperatura más alta desde 1995. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) también dijo que la ciudad enfrentaba su cuarto día más caluroso en 115 años, o desde que se comenzaron a archivar registros en 1906.

Según MetSul, una empresa de meteorología de Rio Grande do Sul en Brasil, se espera que algunas zonas de Argentina alcancen temperaturas entre 45ºC y 47ºC, mientras que Uruguay enfrentará temperaturas entre 41ºC y 43ºC.

MetSul también pronosticó máximas de 41ºC y 42ºC en los próximos días para la ciudad de Uruguaiana, mientras que regiones más frías, como Serra Gaúcha, se espera que soporten 37ºC en Caxias do Sul y alrededor de 40ºC en los valles de Farroupilha y Bento Gonçalves.

Al igual que Buenos Aires y Montevideo, Porto Alegre también enfrentará marcas en torno o por encima de los 40ºC, y Defensa Civil ya advirtió a la población que se proteja del sol, mantenga una hidratación constante y evite el ejercicio físico entre las 10 y las 16 horas.

La temperatura más alta jamás registrada en Rio Grande do Sul, según datos oficiales registrados desde 1910, fue de 42,6ºC, en los veranos de 1917, en Alegrete, y de 1943, en Jaguarão.

Los agricultores del sur de Brasil, Uruguay y Argentina han sufrido importantes pérdidas de cosechas debido a una profunda sequía el año pasado y las temperaturas actuales significan más problemas para los ya atribulados productores.

En Rio Grande do Sul, 159 municipios ya están en situación de emergencia por la sequía que comenzó en noviembre. Las pérdidas registradas hasta el momento se reparten entre la producción de cereales, frutas, hortalizas y leche.

En Uruguay, los primeros días de 2022 ya estuvieron marcados por imágenes aterradoras de incendios en la zona de Paysandú, donde se quemaron unas 37.000 hectáreas en el mayor incendio de la historia del país.

Mientras tanto, las autoridades argentinas han estado advirtiendo desde la semana pasada sobre la posibilidad de una crisis de suministro eléctrico con cortes de energía en Buenos Aires y otras ciudades del país. Solo este martes, 11 barrios y 700.000 usuarios se quedaron sin luz en la capital.

Según Éder Maier, especialista en climatología de América del Sur e integrante del Centro Polar y Climático de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS), la actual ola de calor es consecuencia de la masa de aire caliente y seco instalada entre Argentina y Brasil. El fenómeno es favorecido por el área de alta presión atmosférica que actúa sobre Rio Grande do Sul, elevando las temperaturas y reduciendo la humedad del aire.

Tags: ola de calor.